10 oct. 2012

Características de un buen director de comunicación institucional

Quien tiene la información, tiene el poder, es una frase que he oído con mucha fecuencia en los mentideros de la comunicación. Suele ocurrir, dentro de los entresijos ministeriales, que esta frase tiene casi rango de ley, y no es extraño que el director del Gabinete de Prensa se vea a veces envuelto en una desconfianza que roza lo conflictivo, puesto que cada uno de los Departamentos o Direcciones Generales de la institución suelen mostrarse celosos guardianes de la documentación que generan y, por lo tanto, reacios a entregársela a otros.

El Gabinete de Prensa, pues, debe disfrutar de la máxima confianza del ministro correspondiente, para que fluya la información, y en este sentido un buen Jefe de Prensa debe reunir una serie de características profesionales y humanas que le permitan hace más llevadero su trabajo.

El DirCom (Director de COmunicación) debe contar con la más absoluta confianza del "ministro/a", pieza clave como hemos dicho. Debe, también, ser lo más competente posible en cuanto a conocimientos y creatividad profesional para desenvolver su papel.

Estos dos argumentos de nada sirven si el DirCom no es capaz de ganarse la amistad y la confianza de todas y cualesquira personas con las que hable... Debe mostrar su aprecio basado en que jamás exista ni la más mínima duda de que carece de dobleces en sus actuaciones, está exento de protagonismo o autoritarismo y que está inmerso en el más sincero afan de servir y promocionar a todos los miembros del organismo público.

Quitar los recelos que provoca muchas veces el ser jefe de prensa es una tarea difícil pero no imposible de llevar. Hacer llegar a todos su capacidad de servicio y hacer "ver" que tienen que remar en la misma dirección, es un trabajo diario. Por ello, el DirCom puede y debe emtir su opinión a los máximos responsables sobre eventuales producciones o acciones concretas del Organismo que pudiesen representar un grave riesgo para la buena imagen de la Institución en la opinión pública.

0 comentarios: