18 sept. 2012

¿Tiene Rajoy una política de comunicación?

Los últimos nueve meses del gobierno de Rajoy han dejado en el paritorio una criatura a la que nadie quiere dar nombre... la política de comunicación institucional ha dejado en el aire muchas interrogantes. Los ejemplos son variados, como aquella forma de enterarnos de los números del penúltimo plan de recortes por una web en inglés del Ministerio de Economía, o la hábil estrategia de conocer en alemán gran parte de los detalles del rescate financiero a España a través de unos documentos que se debatieron en el Bundestag; sin olvidarnos de la frasecita que soltó ante la prensa finalandesa (ahí es ná) "Probablemente tendremos que pedir la ayuda"...Y para que la política de comunicación, en este caso del PP, quede redondeada: Esperanza Aguirre da el portazo sorprendiendo a propios y extraños de su decisión de abandonar la política activa.

Muchos frentes abiertos en puertas ajenas, sin un orden ni concierto sobre el desarrollo de la política del Gobierno... Las ruedas de prensa de los Consejos de ministros del viernes se han convertido en un desfile in pectore de los ministros/as arropando a la portavoz, Soraya Saenz de Santamaría. Que expliquen los propios titulares lo aprobado en el Consejo es un paso adelante en la transmisión de información, pero, no menos cierto es que dejar a un ministro/a exponer los detalles técnicos-teórico-prácticos del decreto aprobado no deja de ser un riesgo poco calculado.

Así y todo el Gobierno va achicando aguas a medida que el tiempo va pasando. Los españoles llevan meses esperando que Rajoy y su equipo gubernamental den luz a muchos aspectos críticos que la sociedad está padeciendo (aquí cabe el paro, los ajustes, el re-pago, los recorte sociales,etc). Y para colmo tenemos que enterarnos por el Financial Times y The Wall Street Journal que Rajoy está sopesando poner en práctica otra bateria de recortes tal y como le pide la genuínamente llamada "troika" de la comisión europea.

Mal vamos si después de nueve meses la política de comunicación que ha dado a luz este Gobierno se basa en filtrajes a los medios internacionales, olvidándose del periodismo de aquí. Hay que tener cuidado: antes la clave estaba en que hablaran de uno en los medios extranjeros, ahora, con la prima de riesgo en vaivenes, las bolsas estirándose y encogiendo, conviene no salir mucho en los papeles por aquello del qué dirán. Ojo, pues, con las fuentes de información: no alimentar bien a la voraz opinión pública puede acarrear más de un disgusto.

0 comentarios: