9 dic. 2011

Moncloa, un ejemplo de profesionalidad institucional

No hay peor momento para una Administración que un periodo de transición. En estos momentos en que el Gobierno está en funciones y el entrante quiere actuar con la mayor celeridad posible, da como resultado una amalgama de desconexiones y falta de concreción que raya lo absurdo.

Si lo unimos al plano de la comunicación institucional podemos llegar a ver una auténtica parálisis. Se está viendo estos días con la cumbre de la UE, en la que el presidente del Gobierno en funciones, Rodríguez Zapatero, tiene que hacerse portavoz de las directrices marcadas por el presidente electo, Mariano Rajoy.

Esta situación deja bien a la vista la profesionalidad que existe en la Secretaria de Estado de Comunicación, la cual debe hacer frente a la actividad del presidente en funciones y a la transmisión informativa que todo viaje institucional conlleva. Pero  la realidad ha dejado un hecho insólito... dar más voz al presidente electo que al presidente en funciones. Estos días hemos podido comprobar cómo la figura de Zapatero ha estado en un segundo plano, casi, podríamos decir, que desaparecido. EL mensaje de Rajoy ha sido el que ha circulado por todas las redacciones, sin darnos cuenta que la figura presencial era la de Zapatero, y por lo tanto el interlocutor válido.

Según se está hablando en la trastienda de la comunicación, tanto Soraya Saénz de Santamaria como Ramón Jáuregui llegaron al acuerdo de dar una imagen de unidad ante Europa y que fuese el propio Rajoy el que acaparara el protagonismo. La presencia de Zapatero se ha reducido a una simple foto en la página web del Moncloa, con el texto Rodríguez Zapatero se ha reunido hoy, 9 de diciembre, con el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, en Bruselas con quien ha abordado diferentes asuntos de actualidad y se ha despedido en el último Consejo Europeo al que asiste.



0 comentarios: