15 oct. 2009

Una realidad que estalla a diario

“El volumen de créditos impagados aumentó un 50 por ciento en el tercer trimestre del año”; “El número de operaciones de compraventa de viviendas registrado en agosto fue de 34.019, lo que supone un descenso del 9,9 por ciento con respecto al mismo mes del año anterior, según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE)”…La famosa burbuja inmobiliaria estalla mensualmente ante los ojos de los más sesudos analistas.

No hay día en el que nos levantemos, abramos los periódicos, encendamos la radio o visionemos Internet en el que las noticias de descensos, crecimientos y porcentajes desastrosos nos invadan. Mientras, el ciudadano de a pie se echa mano al bolsillo con la impotencia que da saber que el sueldo sigue estando congelado. Eso si hay sueldo, porque la tasa de paro nos dice que hay casi cuatro millones de personas sin sueldo alguno.

Para que la cosa no tenga desperdicio, el presidente del Gobierno se marca la declaración “el ahorro es la antesala de la inversión”, toda vez que la declaración de Zapatero se produce después del último incremento registrado en la tasa de ahorro de los hogares e instituciones sin fines de lucro, que alcanzó un nuevo máximo histórico al situarse en el 24,3% de la renta. Puede que lleve razón el Sr. Zapatero, y que según los economistas el fomento del ahorro traerá consigo la inversión. Pero, podría ser que los ciudadanos esten ahorrando pensando más en el incierto futuro que se les viene encima que en prever algún tipo de inversión…ya hemos dicho que los créditos impagados van en aumento y que las operaciones de compraventa de viviendas registra un descenso, sin olvidarnos otro de los medidores de la “inversión” como es el coche, donde los fabricantes de automóviles están cada vez más ajustando producción, trabajadores y ventas. Su petición de ayudas por parte del Estado no pasa desapercibido para los medios de comunicación.

Sigue la cruda realidad con datos como “la inflación confirma su descenso y la tasa interanual se sitúa en el -1% en septiembre” según informa el INE. ¿Vamos camino de una deflación, es decir a una depresión económica?. Elena Salgado, ministra de Economía, afirma optimista que no y espera que España termine el año con un "crecimiento positivo de los precios muy moderado". Es lo lógico de una ministra que tiene la cartera de Economía: transmitir tranquilidad. Pero la sociedad ha dejado de lado ya este término y en su mente hay dos cosas que les quitan el sueño: el paro y la economía, según los datos del CIS en una encuesta sobre los problemas que más preocupan a los españoles.

Ya ven, ni tan siquiera la corrupción del caso Gürtel preocupa lo más mínimo a los ciudadanos. Incluso las encuestas que han publicado varios medios dan una victoria de 4 y hasta 6 puntos al PP si ahora se celebraran elecciones. ¿Qué está ocurriendo con el Gobierno de Zapatero? ¿Por qué nadie cree en sus esfuerzos por aminorar la crisis? ¿No hay una política de comunicación lo suficientemente eficaz para que traslade cierto optimismo a la población?.

Muchas interrogantes, y una sola realidad que estalla a diario: crisis económica.

1 comentarios:

Pepe dijo...

Os dejo un enlace a mi blog de comunicación que quiero compartir con vosotros.
Muchas gracias.

http://cgarciadiariodirecto.wordpress.com/