10 oct. 2009

Obama, la estrella de la comunicación

Nueve meses dan para mucho. Es el tiempo que el ser humano se protege en la "incubadora" materna para salir al mundo exterior. Es el tiempo que se tarda en contemplar cómo la primavera llega para dejarnos ver germinar los prados, árboles, los campos de trigo. Es el tiempo, pues de la esperanza de una vida nueva.

Quizás ha sido ésta la argumentación que ha llevado al jurado del premio Nobel de la Paz a otorgarselo al actual presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. Mucho se ha escrito en estos dos días y lo que queda aún por escribirse. Biografía, análisis de orgullo por el nombramiento , frialdad, y hasta posiciones en contra de esta concesión de tanto relumbrón.

Obama ha reconocido con humildad su corto historial y ha querido extender el reconocimiento al papel que Estados Unidos puede jugar en esta época post-George Bush en el fomento de una convivencia internacional basada en el respeto, el diálogo y la cooperación. "Siento que no merezco estar en compañía de tantas figuras transformadoras que ha sido honradas con este premio", ha manifestado.

Esperanza. Los discursos del primer presidente negro de los Estados Unidos están plagados de esperanza en un futuro mejor, poacifico, justo y equitativo. Su elección se produjo por saber COMUNICAR tres de los elementos que la ciudadanía desea: "esperanza, cambio y futuro". Todo ello lo ofreció Obama con una entusiasta retórica que ha tras pasado las fronteras americanas y ha calado en el entramado internacional.

Ahora bien, Obama ya ha demostrado ser una estrella de la comunicación (ha abierto la Casa Blanca a las redes sociales, los e-mails, sms) pero le queda el punto central de un país tan poderoso como Estados Unidos. Las "armas" las tiene Obama en su mano con el Nobel que viene a ser un instrumento más que se le concede a un hombre ya poderoso para lidiar asuntos como el programa nuclear de Irán, la guerra de Afganistán, la retirada de Irak, el conflicto de Oriente Próximo, el desarrollo de África, la extensión pacífica de la democracia y la convivencia en términos de colaboración con otras potencias mundial, especialmente China.

Eso en la parte que concierne a las relaciones internacionales, mientras que en su país faltan promesas que se hizo al inicio: cerrar Guantánamo, la sanidad pública, los casos de torturas... con toda probabilidad esta distinción será utilizada por sus rivales para acentuar las críticas sobre la pretendida vanidad de un personaje al que se acusa de que, a medida que crece como estrella mundial, se despega más de las preocupaciones del ciudadano común.

Lo que nadie va a poder negarle a Obama es su capacidad para comunicar con la gente (aunque su discurso en la elección de Chicago como ciudad olímpica no tuviera el respaldo ni la repercusión que tuvo el del brasileño Lula). Obama es una estrella del discurso esperanzador, apoyado por la maquinaria que hoy en día ofrece el mundo intercomunicado a través de los medios tradicionales y las nuevas opciones que internet pone a disposición de la ciudadanía.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

cordial saludo la precente es para que me puedan colaborar pues desde ase 8 años tengo un problema que cuando tenia 20 años salia del colegio por la noche y estaba yamando con unos compañeros del colegio y unos agentes de la sigin no cojieron y nos esposaron luego que estabamos en la estacion dijieron que necesitabna unos positibos nosotros no sabiamos que singnificaba eso nos tomaron fotos y ni si quiera miraron nuestros antecedentes luego de que nos vieron llorando dijieron que perdon sardinos ustedes ni tienen antesedentes y desde ayi es mi martirio pues aparescon en la base de datos del das no es requerido por la policia judicial , y con eso no e podido incomtrar trabajo mer niegan la oportunidad de trabalar y no tengo con que mantener ami bebe de tansolo 2 añitos que me pueden colaborar mi nombre es andres felipe hernandez moreno de palmira valle