6 jul. 2009

Encuentros en la fase web 2.0

Interesante el reportaje que publlica El País hoy en su sección de Madrid, sobre "las redes sociales de internet también sirven para hacer política" en donde varios políticos de la Asamblea de Madrid destacan las virtudes de la web 2.0.

Hay argumentarios para todos los gustos, pero de ellos destaco la frase de Reyes Montiel, quien señala que "vivimos en un mundo tan grande que se ha perdido el contacto y, en este Parlamento, puedes pasar cuatro años sin ver a un vecino". He ahí el error de nuestros políticos actuales.

Perder el referente de la ciudadanía es la fase que muchos políticos alcanzan cuando son elegidos y presentan sus credenciales para cuatro años de legislatura. Su falta de contacto con la realidad, el no saber qué piensan y opinan los ciudadanos es algo que está en boca de todos. No saben lo que sucede enla calle, sólo lo que les cuentan sus allegados, que, por cierto, deben ser muy ciegos para no ver algunas cosas que son interesantes para el devenir de una comunidad.

Aplaudo la iniciativa de estos parlamentarios de la Asamblea madrileña a quienes la web 2.0 les está permitiendo estar más en la onda, escuchar a quienes tengan algo que decir, o simplemente criticar. Y es que no hay que tenerle miedo a las críticas. De ellas se pueden obtener buenos refererntes para ser un político eficaz y realista.

2 comentarios:

Ru MD dijo...

Estimado Casimiro. Le doy la enhorabuena por este blog del cual soy una gran admiradora hasta el punto de tenerlo como mi página de Inicio en mi ordenador. Soy periodista de Granada, afincada en Cádiz, y me quiero especializar en comunicación institucional. Le tengo a usted como un gran referente y día a día navego por su blog por la gran cantidad de información que provee al respecto. Enhorabuena.

Juan Pedro dijo...

Afortunadamente, Casimiro, la tecnología nos da la humanidad que el ritmo de vida nos quita. Quién nos lo iba a decir, ¿verdad? Esos sí, cuando veo a los políticos con su blogs, me pregunto siu la mayoría lo harán por moda, por imagen o por necesidad real de estar conectado con las personas que estén al otro lado de la pantalla. Un saludo.