28 jun. 2009

El día que murió Michael Jackson

El día que murió Michael Jackson, a buen seguro, que en el mal llamado tercer mundo murieron otros personajes no tan ricos ni notorios. El periodismo volcó todas sus energías, y páginas, para describirnos las miserias, alegrias, devenir de un personaje, público, que hizo de la canción su modo de vida y de enriquecerse. El esperpento hecho hombre. Del negro al blanco. De niño a hombre sin pasar por la infancia, la pubertad, la adolescencia y la juventud. Igual que sucede en el tercer mundo (mal llamado así, pero es que es la única manera que tenemos de entendernos). En ese lugar, digo, también hay niños que pasan a ser hombres sin dar los pasos previos que pide el cuerpo y la mente. Su estado es sacrificar su vida para comer... si consigue algo de una tierra árida y una sociedad del primer mundo totalmente ciega a esas miserias.

Ahora viene un mundo de especulaciones sobre la muerte de Jacko... hasta que los examenes toxicológicos den resultado: ¿se ha pasado con la droga? ¿con la medicación? ¿está vivo o muerto?... Nos preocupa el final de Jacko, y por unos días abandonamos al resto de niños, adolescentes, jóvenes que se sacrifican cada día por llevar algo de comida a casa.


Quizás se me tilde de demogogo, protestante populista, oportunista, siniestro... me da igual. Sólo quiero saber por qué narices se usan de tres a cinco páginas de los diarios españoles para hablar sobre las miserias,riqueza, y estravagancias de Michael Jackson. Murió, y punto.

2 comentarios:

El Irreductible dijo...

Pues para mi que se ha quedado usted corto don y cual Hefestos impenitente ha vuelto a dar otro martillazo para enderezar la chapa. ¡Quiá!, hay cuestiones que no son enderezables por mucho que se intente; de ahí el dicho: 'Machacar en hierro frío ...'
En fin y por no alargarme: le invito a un café con el objeto de perorar largo y tendido sobre eso tan bonito llamado 'Comunicación' ... y si lo considera podemos analizar lo que considera 'noticias' Yahoo en sus avances ... entre y diviértase... o cómprese un globo de colores, que más a cuenta le saldrá.

Jenny Araque dijo...

De acuerdo con usted. Así es la prensa de hoy. Nos falta sensibilidad, no sólo a los periodistas, tambíén a los lectores para exigir contenidos más reales.