11 may. 2009

Elena Salgado, sabe el territorio que pisa

Los agoreros, o mejor dicho, aquellos que viven de la difamación, el escarnio y la oposición más recalcitrante, no daban un duro por la elección de Elena Salgado como ministra de Economía y Hacienda... la persona que guarda y distribuye los fondos del Estado.

El diario El Mundo se descolgo hace ya varias semanas con un titular a toda página en el que decía que "El probable ascenso de Salgado causa estupor en la economía", seguido de otro titular mucho más llamativo: "A Zapatero le preocupa que su nuevo Gobierno se queme antes de nacer". Una visión periodística muy particular la que maneja el amigo Pedro Jota, cuyas meteduras de pata están a la orden del día.

Sin irnos muy lejos, y siguiendo con el ejemplo de este titular en el que pone "estupor" de lo que siente la "Economía" (¿qué entiende por economía?), no se puede sujetar cuando a los pocos minutos los agentes económicos, léase sindicatos y empresarios, han dado su visto bueno y han manifestando su satisfacción por el nombramiento de Salgado y le han ofrecido su leal colaboración. La primera y en la frente.

En la actualidad es de reconocer la poca o casi nula aparición de Salgado en los medios de comunicación. Pocas apariciones pero muy bien posicionadas. No entra en debates de correcciones a palabras que critican su quehacer. Salgado mostró nada más tomar las riendas del ministerio su capacidad de recopilar información reuniéndose con los ministros que viven más de cerca los temas socio-económicos. A partir de ahí su trabajo se está desarrollando por la vía de la serenidad, porque los tiempos, bien es cierto, no están para muchos sobresaltos.

Estamos en crisis, y son los ministros de Economía los encargados de poner los cimientos para salir del bache. Dejemos, pues, trabajar con garantías, que la comunicación institucional ya llegará.

0 comentarios: