4 feb. 2009

La fuerza de voluntad

Hace ya bastante tiempo, mi psiquiatra me dijo que, desde finales del siglo pasado y principios de éste, hay dos enfermedades altamente peligrosas para el ser humano: la depresión y el cáncer. Argumentaba que el cáncer siempre tenía salida: o te mueres o quedas sano, así de contundente fueron sus palabras… sin embargo, la depresión, en sus casos más duros, se descubre y el paciente pasará por múltiples etapas farmacológicas y psicológicas que no conseguirán exterminar del todo a esa enfermedad.

Por supuesto, para estas dos enfermedades malditas, hay un recurso que tiene el propio ser humano y que resuelve, o da pasos adelante, en la curación. Es la fuerza de voluntad, esa escondida fuerza interior que nunca sabemos hasta dónde puede llegar cuando nos vemos afectados por algo tan tabú como es el cáncer y la depresión.

Llevo éstos último días “conviviendo” con esas dos enfermedades, y las personas que lo padecen me están demostrando la importancia que tiene la fuerza de voluntad y el estímulo diario de querer estar bien, que no es lo mismo que estar curado, pues, por desgracia, cáncer y depresión, dejan “tocado” a quien las padece.

Hay medicación paliativa para ambas enfermedades, pero los médicos siempre aconsejan que se debe acompañar con la fuerza de voluntad, no caer en la derrota, ni en el ¿por qué a mí?, aunque sean estas dos últimas situaciones las que aparezcan al principio en nuestra mente y salgan por la boca en el primer momento. Pero una vez pasada esa fase, lo más importante es ponerse en pie, levantar la cabeza y “luchar” contra ellas. La otra parte, la medicación impuesta, ayudará a recuperarse.

Es dura la lucha, pero no se debe caer en el derrotismo y el pesimismo… hay salida, aunque luego uno quede tocado para el resto de su vida. Desde este humilde blog quisiera lanzar un mensaje apoyo y fuerza de voluntad para aquellas personas que se encuentren “luchando” con alguna de estas dos enfermedades.

2 comentarios:

Arantxa dijo...

Me sumo a tu mensaje de apoyo y lo hago extensivo a todos a quienes tienen que acompañar a los que luchan. ¡Ánimo!

Emilio R dijo...

Mucho ánimo!