7 ene. 2009

La FAPE en contra de las restricciones en los actos de la Casa Real

A continuación, por su interés, transcribo la queja de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) sobre la presencia de los medios de comunicación en las dos últimos recepcione de la Casa Real.

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España FAPE reitera su postura en contra de la prohibición del acceso a los medios acreditados a las recepciones oficiales de la Casa Real.

La FAPE defiende que el Jefe del Estado debe organizar sus actividades oficiales teniendo en cuenta que ejerce su autoridad en una democracia de la que forman parte los medios de comunicación como artífices imprescindibles de la transparencia y el derecho a la información consagrado por nuestra Constitución.

Desde la FAPE instamos a la Casa del Rey a que reconsidere estas decisiones, pues pensamos que la mejor garantía de calidad de una democracia es el control social ejercido por los medios de comunicación a través de los periodistas. La FAPE ya se pronunció en este sentido con anterioridad. Nos remitimos a lo publicado en número 15 de nuestra revista “PERIODISTAS”.

Sin embargo, en el acto de celebración de la Pascua Militar, la Casa del Rey ha ignorado las consideraciones efectuadas por la FAPE sobre la cobertura informativa que merecen los actos oficiales organizados por dicha institución.


===A continuación la carta enviada a la Casa Real

Muy Sr. Mío:
Como presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) y, por tanto, representante de 14.000 profesionales españoles, me veo en la obligación de expresarle nuestra protesta por la progresiva exclusión de los periodistas en actos organizados por la Casa del Rey.
La decisión se puso en práctica con motivo de la fiesta nacional, el 12 de octubre pasado, cuando se impidió el acceso a la recepción oficial a los informadores acreditados para cubrir los actos de la celebración. Este 6 de enero, con motivo de la Pascua Militar, se ha vuelto a repetir esa prohibición que dejó a la recepción sin testigos que pudieran dar cuenta de lo sucedido.
La FAPE pudo comprobar así que la Casa del Rey desoyó sus consideraciones sobre la cobertura informativa que pensamos merecen los actos oficiales. Hoy nos ratificamos en nuestras opiniones – publicadas en el número de invierno de la revista ‘Periodistas FAPE’- y seguimos defendiendo que el Jefe del Estado no debe organizar sus actividades oficiales ignorando que ejerce su autoridad en una democracia de la que forman parte los medios de comunicación, como artífices imprescindibles de la transparencia y el derecho a la información consagrado por nuestra Constitución.
No podemos aceptar tampoco el argumento según el cual las reuniones sociales de El Rey tienen carácter privado porque sería tanto como faltar a la verdad.
Como quiera que el control social que ejercen los medios de comunicación, a través de los periodistas, es la mejor garantía de calidad de una democracia, desde la FAPE instamos a la institución que usted dirige a reconsiderar la decisión que terminó con una sana tradición de años, por la que la Monarquía española abría sus puertas a los periodistas que podían informar de cuanto acontecía en las recepciones oficiales de su Majestad el Rey.

0 comentarios: