22 sept. 2008

Magis Iglesias es elegida primera mujer presidenta de la federación de periodistas

Magis Iglesias ha sido elegida presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), con el 75% de los votos y ninguno contra. Iglesias sustituye en el cargo a Fernando González Urbaneja, quien dimitió hace unos meses por considerar incompatibles la presidencia de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), que ocupa desde 2003, y la de la FAPE.

Magis Iglesias (Vigo, 1956), redactora jefa de Política de la agencia Colpisa y comentarista de los programas Hoy por hoy, de la cadena Ser, y Los desayunos de TVE, es la primera mujer que accede a la presidencia de la FAPE en sus 86 años de historia. Ha conformado, además, una junta directiva, en la que el 60% son mujeres. La secretaría general la ocupa Javier Arenas, ex director de Radio Nacional de España (RNE).

La nueva presidenta de la FAPE anunció en su discurso que pretende que “la federación sea la referencia de y para la profesión” periodística y que el objetivo es “mantener viva la llama de nuestra dignidad profesional” en una etapa que puede ser muy complicada para los periodistas.

Se comprometió a iniciar una lucha por la racionalización de los horarios de los periodistas, y afirmó que “nos corresponde [a la FAPE] acuñar una doctrina deontológica” y “alzar la voz de la profesión cuando sea necesario” en defensa de los compañeros con problemas.

En una rueda de prensa posterior a su proclamación como presidenta, Iglesias anunció que solicitará un dictamen a la Comisión de Quejas y Deontología de la FAPE, órgano de autorregulación profesional, sobre “qué es información, qué es espectáculo” y hasta dónde llega el deber de informar. Igualmente, se propone promover la creación de colegios profesionales de periodistas.

La nueva junta directiva de la FAPE, principal organización de periodistas de España, con 14.000 asociados, es la siguiente:

Presidenta:
Magis Iglesias Bello (RPP 9.029)
Asociación de la Prensa de Madrid

Vicepresidentas:
Lucía Martínez Odriozola
Asociación de Periodistas Vascos; Mª. del Carmen Mendizábal García Asociación de la Prensa de Madrid; Mª. del Camino Ibarz Gil Asociación de la Prensa de Aragón.

Secretario General:
Javier Arenas Ramírez
Asociación de la Prensa de Madrid

Vicesecretario:
Carlos Sanz Establés
Asociación de la Prensa de Guadalajara

Tesorero:
Luis Serrano Altimiras
Asociación de la Prensa de Madrid

Vocales:
Juan Tomás Frutos
Asociación de la Prensa de Murcia

Covadonga Porrúa Rosa
Asociación de la Prensa de Almería

Luis Menéndez Villalba
Asociación de la Prensa de Santiago de Compostela

Amparo Bou Martí
Unió de Periodistes Valencians

20 sept. 2008

La comunicación interna, esa gran desconocida

En la empresa, pública o privada, la información es una herramienta para conseguir unos fines conmensurables materialmente, mientras que la comunicación es también una herramienta, pero que utiliza otros caminos para conseguir los mismos fines.

Podemos decir que la información refuerza lo objetivo, y la comunicación refuerza lo subjetivo.

Una de las premisas fundamentales es que Información no es lo mismo que Comunicación. Puede haber información no comunicativa y comunicación no informativa. Digamos, aunque suene pedante que el amor es comunicación, pero no información.

En la Administración se tiende a confundir ambos conceptos. Sin embargo el mundo empresarial anglosajón hace ya mucho tiempo que lleva desarrollando las especificidades de la comunicación desde un punto de vista psicológico y sociológico para aplicarlo a la gestión.

Otra premisa es que la comunicación es la herramienta básica para el éxito en la empresa, ya sea ésta pública o privada. Toda empresa, por el hecho de serlo, comunica. Pero no siempre lo hace de manera adecuada, inteligente y eficaz. Esto puede suceder, pero en la Administración Pública no existe el concepto de cliente sino el de usuario.

Lo peor de todo es que aún hoy se sigue pensando que comunicación es algo enfocado solamente hacia fuera: la comunicación externa. El proceso hacia la instauración de la comunicación interna se le reconoce más importancia en el campo teórico que en el práctico.

La incorporación de la comunicación interna en la Administración Pública ha sido especialmente lenta por varias razones.

1.-Por la estructura misma de la sociedad. De carácter no democrático, sino excesivamente piramidal, Toda dictadura consagra las formas militares de entender la sociedad.
2.- Por la excesiva presencia de la empresa pública que responde al esquema anterior.
3.- Por el sobredimensionamiento de las Administraciones, con la falta total de espíritu competitivo que ello conlleva.
4.- Con el consiguiente exceso de endogamia de la empresa española durante muchos años. Aislamiento que era consecuencia de la situación política.
5.- Por la falta de contacto de los altos cargos de la administración con el mundo de fuera. También como consecuencia de la situación política del propio Gobierno.
6.- Por una falta de exigencia de los consumidores, es decir de la sociedad en general hacia todo lo que sea Administración Pública (papeleo, trámites burocráticos, etc.)
7.- Y como guinda, por nuestro mismo carácter individualista y poco proclive al trabajo en equipo.