20 abr. 2008

Ser mujer es “malo”, pero como ministra aún peor

Suprimir el machismo de nuestra sociedad resulta harto difícil y complejo. Aún quedan muchos resquicios por donde se cuela esta plaga. Pero lo peor está en que desde los medios de comunicación aún queden algunos indeseables que se lleven las manos a la cabeza y vociferen estupideces desde una columna de papel o desde las ondas de radio.

Este inicio viene a colación sobre lo que se ha escrito y dicho desde unos determinados medios de comunicación al nuevo gobierno formado por Zapatero en el que las ministras superan a los ministros.

“Perlas” de machismo no han faltado… no ya hago referencia a lo que ha “vomitado” un ser tan indeseable como es Berlusconi quien se ha mofado de Zapatero, hacedor de un Gobierno demasiado “rosa”, según dicho sujeto, precisando al tiempo que las mujeres poco sirven en política, y que a ver cómo va a dominarlas el Jefe del Ejecutivo español.

También desde la España más profunda ha habido otras “perlas” periodísticas que no pueden dejar indiferente a nadie. Copio las que ha denunciado la Agrupación de Periodistas de UGT de Madrid: “No sé qué habrá hecho Bibiana. Como no haya ganado algún torneo de peteneras” (Federico Jiménez Losantos, en la COPE). “Para abastecer su Gabinete de tías, Zapatero ha buscado debajo de las piedras” (Juan Manuel de Prada, en ABC). “¿Les parece poco que una flamenquita llegue a ministra del Batallón de Modistillas de ZP?” (Antonio Burgos, en ABC). “Nombrar a Aído parece del “Gran Hermano”, no sé si orweliano o televisivo” (Iñaki Ezkerra, en La Razón).

Estos personajillos, algunos bajo el cobijo de las más rancias sotanas, no dan una tregua a las ministras para ver su gestión con una mejor perspectiva… No. Simplemente lanzan ya sus dardos por el mero hecho de ser mujer. Ese margen de los 100 días de confianza que se suele dar a los hombres, se niega desde el primer momento por ser mujer. Aún peor si está embarazada, dando la impresión de que ése estado fuera una enfermedad contagiosa.

No puedo ser neutral en esta situación. Zapatero ha tenido la valentía de poner al frente de varios ministerios a mujeres que tienen capacidad y méritos para dirigirlos. Hace tiempo leí en una entrevista a María Teresa Fernandez de la Vega, que por el mero hecho de ser mujer ella misma se exigía cada vez más para no dar argumentos a esos “personajillos”, que han buscado, desde el principio, las maneras de poder atacarla con todo su arsenal machista. No lo han conseguido. Es un triunfo… pero a costa de un gran esfuerzo de una persona cuyo delito es ser mujer. Y de todo esto me surge la pregunta de ¿qué pasará en España el día que una mujer coja las riendas del Gobierno?. Aún nos queda mucho camino.

6 comentarios:

Octavio Rojas dijo...

España es un país moderno, avanzado, pero luego hay unos destellos que, si no fuera por la violencia machista, quedarían en meras frases de borrachos de bar.

Lo malo es de dónde vienen: de comunicadores, intelectuales, etc.

A mí me sorprende, pero todo cambio implica a alguien que se resiste a cambiar.

Saludos.

Senior Manager: dijo...

Estoy de acuerdo contigo, si hubiera más mujeres tomando decisiones importantes seguro que como país hubiésemos avanzado más. Trasladándolo a la empresa, también pienso que las mujeres son mucho mejor empleadas y jefas que los hombres y por lo general siempre he trabajado mejor en proyectos y equipos en donde las mujeres tenían mayoría...adoro trabajar con mujeres, creo que soy uno de los pocos hombres feministas de España.

Mariana Sarceda dijo...

Excelente comentario. Zapatero mostró tener una visión de España moderna al incorporar a tantas mujeres a su gabinete, quienes seguro fueron elegidas por su trayectoria y capacidad. Es conocido todo lo que aporta una mujer en un cargo directivo, desde una manera más rica de gestionar, mayor apertura, más comunicación. Quizás estos comentarios en disenso no fueron más qeu comentarios de envidia.

Pepe Roldán dijo...

Hola a todos:
Por no repetirme mucho, os mando una referencia a un comentario sobre el tema que ya he hecho en otro blog.
Un abrazo
http://rosacobos.wordpress.com/2008/04/20/salsa-rosa-o-el-gobierno-de-zapatero/#comments

Casimiro López dijo...

Muy bueno tu comentario Pepe en el que pones el acento en la realidad de las mujeres, con estadísticas demoledoras... La obligatoriedad de la cuota femenina quizás sea un obstáculo absurdo en una carrera normal hacia puestos de responsabilidad que se merecen.

Pepe Roldán dijo...

Gracias, Casimiro.
Aquí donde trabajo tenemos en marcha un proyecto de presupuesto con enfoque de género cuyo principal objetivo es sacar a la luz, a través de datos (no de opiniones), este tipo de cosas.
En nuestro país, en nuestros políticos y en nuestras "políticas públicas" existe el problema de fondo de las decisiones basadas en impresiones, opiniones o ideas; sin el refrendo de hechos que las apoyen y que, por supuesto, nadie a posteriori evalúa.
Con esos mimbres, nos salen los cestos que nos salen, no sólo en políticas de igualdad, sino en muchos otros ámbitos.
Igual que se diseñan muchas políticas, se lanzan opiniones que se presentan como "fundamentamentadas", cuando la única base que tienen es el del "derecho a opinar".
Como decía Josep Pla en El cuaderno gris: "Describir es mucho más difícil que opinar, así que, en este país (él se refería a Cataluña, pero sirve igual) todo el mundo opina".
Y a algunos habría que cortarle la lengua...
Un saludo