31 mar. 2008

El MAP puede quedarse como un simple adorno

El escenario de incertidumbre económica tiene todas las trazas de un más que previsible ajuste de gasto público en políticas no prioritarias en la agenda del nuevo Gobierno. ¿Se verán afectadas algunas de las líneas de actuación anteriores? Es una cuestión que puede estar ya germinando en la Administración General del Estado (AGE), según se puede tomar como referente las directrices que marcó Zapatero en cuanto a lo que iba a ser el nuevo Gobierno.

Tengamos presente que en el Ministerio de Administraciones Públicas (MAP), existen algunos temas que deben seguir su cauce legislativo y ejecutivo. Para ello debe tener en cuenta los dineros presupuestados por el ministerio de Economía para hacer frente a varias acciones de la AGE.

Por un lado tenemos el desarrollo de la Administración Electrónica cuya fecha prevista es el 2010. Su implantación servirá para avanzar hacia un nuevo paradigma basado en un Administración única, preactiva, transparente y accesible, según define Oscar Cortés, Vicepresidente del Club Dirección Pública ESADE en un artículo publicado en Expansión.

Por otro lado hay que estar pendientes al desarrollo del Estatuto Básico del Empleado Público en la Administración central, junto a una promesa electoral del PSOE que se basa en una ambiciosa reordenación de efectivos (¿?) donde, según Oscar Cortés quizá empecemos a ver jubilaciones anticipadas en ciertos colectivos muy concretos de empleados públicos.

Esperemos que el ministro/a del Ministerio de Administraciones Públicas (MAP) que nombre Zapatero para la legislatura se haga cargo de estas y otras cuestiones que modernicen la AGE. Hay un rumor que señala una línea continuista de lo acontecido hasta la fecha, y pocos avances presupuestarios que irán dirigidos a otros ministerios. El MAP puede quedarse en un simple adorno con poco impulso administrativo, o recibe la inyección económica necesaria para acercar la Administración al ciudadano, con el apoyo, claro está, de las nuevas tecnologías con Internet a la cabeza.

29 mar. 2008

Externalizar el servicio de imagen corporativa y de comunicación públicos

Llevo muchos años denunciando la falta de interés que los políticos ejecutan cuando alcanzan el Gobierno. Una falta de interés que se fija en los propios funcionarios que están a su servicio.

El País de hoy denuncia que “la Generalitat pagó 1,4 millones en un año en asesores de imagen”, e inicia la noticia con una contabilidad aplastante:”La Generalitat de Cataluña tiene 140.000 funcionarios, más de 200 empleados eventuales y otros tantos altos cargos”. Personal que no parece suficiente para poder organizar y proyectar la imagen externa de la institución.

Denuncio desde este blog, una vez más, ese afán por externalizar los servicios de comunicación corporativa e institucional, pagando a personal ajeno a la administración para que desarrollen informes, construyan páginas webs y otras series de utilidades que debe tener toda Administración Pública para acercar las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) a la sociedad.

La pregunta que me sugiere esta noticia de El País es ¿no hay nadie entre los 140.000 funcionarios, más empleados eventuales y altos cargos que no puedan poner en marcha los proyectos de informes para las distintas consejerías de la Generalitat? Lo peor de todo es que este suceso también se da en la Administración Pública Central donde se externaliza los servicios de imagen corporativa y de comunicación teniendo personal capacitado para ello.

Pero, en fin, cómo suelo decir, resulta más cómodo soltar “X” miles de euros que preparar a los trabajadores públicos y encargarles trabajo. A veces parece y en otras lo es, que vean al funcionario como un enemigo que trabaja lento y sin suficiente entusiasmo. ¿Acaso lo han probado? ¿Han intentado pagar de la partida presupuestaria que estaba prevista gastar en dar un sobresueldo a unos trabajadores públicos por llevar a cabo un informe, proyecto, construcción de unas web y demás actividades públicas relacionadas con las TIC?

26 mar. 2008

El riesgo de nombrar portavoz a un periodista

Leo en Cuadernos de Periodistas que edita la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) un lujoso y bien construido artículo de Felipe Sahagún sobre la lealtad y confidencialidad que todo portavoz o director de comunicación tiene con sus superiores.

Centra su escrito en tres llamativos casos, el de Elisa Beni, esposa del magistrado Javier Gómez Bermúdez ; el de Javier Valenzuela como director general de Información Internacional en la Moncloa de José Luis Rodríguez Zapatero, y el más escandaloso, el del ex portavoz de George Bush, Scout McClellan quien acusa en un libro de eminente aparición de las mentiras y manipulaciones descaradas para justificar la invasión de Iraq.

Sahagún recoge unas declaraciones de Eduardo Sotillos tras su experiencia como portavoz de Felipe González en las que afirma: “no se debe nombrar portavoz a un periodista” porque “te sientes demasiado próximo a los colegas que te preguntan y ellos a ti”.

De este modo el autor establece una serie de interrogantes: ¿Dónde empieza el derecho, la obligación y la libertad de informar y dónde termina la obligación de lealtad hacia los jefes y compañeros? ¿Quién y cómo fija las fronteras de los intereses en conflicto? ¿La reserva, discreción y confidencialidad esperadas o exigidas en la relación profesional entre portavoces y presidentes, jefes de prensa y superiores inmediatos, publicistas y clientes (…) implica necesariamente el silencio sobre los hechos vividos de primera mano en virtud de esa relación?

¿Son extensivas estas mismas interrogantes o cautelas a las obras (libros, artículos u otro tipo de documentos en cualquier formato) de familiares de dirigentes, políticos, jueces etc.? ¿Qué sucede cuando ese familiar, portavoz o relaciones públicas es, además periodista? ¿Debe renunciar de por vida a su libertad de expresión y de información sobre determinados asuntos por el hecho de se pariente, esposa o esposo de alguien, aunque tenga información de interés general que, a su juicio, merezca ser conocida por todos los ciudadanos?

Estas interrogantes tienen variadas respuestas, y es por ello por lo que el Felipe Sahagún desglosa los tres casos para que se saquen las conclusiones que uno considere más apropiadas. Aquí os dejo el enlace directo al PDF del artículo en cuestión: http://www.apmadrid.es/images/publicaciones/cuadernos/cuadernos13/06_Sahagun.pdf

25 mar. 2008

Un juez como portavoz

Llevo varios días sin “postear” en este blog que, como habéis podido comprobar a lo largo de estos años tuvo ciertos momentos de una gran actividad, y en la actualidad se mueve con la lentitud y pesadez de un elefante.

Las culpas se pueden repartir entre el parón que significa para la comunicación institucional unas elecciones generales, la falta de noticias que merezcan la pena comentarse, una Semana Santa de por medio y una gran parte por el relajamiento de quien escribe este blog.

Retomo, pues, la actualidad que me lleva al nombramiento de Jose Antonio Alonso como portavoz del grupo socialista en el Congreso. No hay nada mejor que un juez para poner serenidad en el día a día del Congreso. Se quiere romper con esa etapa de crispación que contemplamos y oímos todos los españoles. Un juez que deberá llevar a efecto una comunicación institucional serena, comprensible y sólida de cara a la sociedad y en especial a los dirigentes de los demás partidos políticos.

Dice el editorial de El País que “la figura del portavoz del grupo parlamentario del partido que gobierna tiene una gran importancia porque sirve de engarce entre la acción del Ejecutivo y la del poder legislativo. Su papel acostumbra a ser decisivo en las negociaciones con los otros partidos”, y en cierta medida Alonso va a tener que utilizar mucho con talante y temple que le esperan en las duras negociaciones con el partido de la oposición, y en especial hacer olvidar los tiempos de la crispación, las frases altisonantes y amenazadoras.

13 mar. 2008

Manada o rebaño

¿Cómo has participado en estas elecciones generales: como un rebaño o como una manada?.

Siempre he entendido que los lobos se mueven en manadas y las ovejas en rebaños.

Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, entre las definiciones de “manada” se encuentra una acepción concreta: “Cuadrilla o pelotón de gente”; mientras que en “rebaño” nos desgrana la siguiente definición: “Conjunto de personas que se mueven gregariamente o se dejan dirigir en sus opiniones, gustos, etc.”.

La democracia tiene “rebaños” y “manadas” debido a su sistema de contabilidad electoral. El sistema D’Hont ha provocado una debacle en estas elecciones generales con determinados partidos políticos y al final han ganado los “rebaño” y las “manadas”. Juzguen ustedes a quién pertenece cada partido con representación parlamentaria.

10 mar. 2008

Por una Información Pública accesible

Se acabaron las elecciones generales, y ya sabemos quién ha salido ganador. El PSOE tiene cuatro años por delante para hacer cumplir , en la medida que pueda, su programa electoral.

Un programa electoral amplio y ciertamente ambicioso. Pero dentro de él existen una serie de propuestas sobre Administración Pública muy interesantes y de las que extraigo una muy concreta que dice lo siguiente:

Se garantizará por Ley el derecho de la ciudadanía a la información pública relevante y de calidad y se obligará a la Administración la obligación de suministrar información actualizada y fiable sobre la elaboración y ejecución de las políticas públicas. Se creará una institución que garantice el derecho a la información pública.

Una propuesta que afecta en gran medida (al menos así lo pienso yo) a los gabinetes de comunicación, encargados de hacer llegar al ciudadano una información de calidad y con profesionalidad. Ahora bien, mi pregunta es ¿qué se quiere decir con el párrafo crear una institución que garantice el derecho a la información pública?

8 mar. 2008

Duele

Duele…, pero no es un dolor físico al que un analgésico pueda superar. Duele…, y no es un dolor pasional que como diría el cantante se puede tardar en olvidar 19 días y 500 noches. Duele…, pero no alcanza la pérdida de un ser querido. Duele…, pero no es un dolor sencillo de explicar.

Duele, sin más. Isaías Carrasco, militante de base del Partido Socialista de Esuskadi, exconcejal, con 42 años, tres hijos y una esposa. Duele su muerte, una muerte asesina a manos de unos desalmados-cobardes-prepotentes pistoleros de la banda criminal ETA.

Mi homenaje a Isaías y su familia, a la del PSOE y todas las fuerzas políticas democráticas de este país nuestro que seguirá llamándose España y que sabe como aglutinar a todos para un mismo fin: la libertad.

Libertad con mayúsculas, con voz alta y clara para que mañana, cuando vayamos a votar digamos todos un “no” rocoso a quienes se creen que pueden desestabilizar a un país entero. Nuestros votos contra las pistolas.

6 mar. 2008

La Ley D’Hont y la estabilidad política

Es conocido que el método de contabilización electoral, la famosa Ley D’Hont prima a los partidos más fuertes, y todo por que el Gobierno de 1976 planteó una ley que permitiera un Parlamento con pocos partidos políticos a escala nacional.

Pero hay que anotar que no sólo se aplica este mecanismo, también existe un añadido que para entrar en el recuento de escaños en el Congreso es indispensable conseguir por lo menos el 3% de los votos emitidos en cada provincia, lo cual, como comprenderán, descarta a esos pequeños partidos que son meramente testimoniales.

Es de comprender que el propósito de Adolfo Suárez, en aquel tiempo presidente del Gobierno, era disponer de unas Cortes con el mínimo de partidos posible a escala nacional, y conseguir cuanto menos una estabilidad política que no se había dado en la Segunda República que era, en aquel tiempo, el referente que tenían los españoles de una democracia y donde había una representación proporcional más intensa.

El sistema, pues, funcionó, e incluso fue más allá al dar garantías de representación a los partidos nacionalistas, en especial a los históricos PNV y Convergencia de Catalunya, grupos políticos muy arraigados entre la población vasca y catalana.

Según está ahora la sociedad española ¿sería bueno cambiar el sistema electoral y pasar a uno más proporcional? Izquierda Unida es uno de los partidos que está pidiendo ese cambio, sencillamente porque está en una situación precaria y con riesgo de no alcanzar siquiera grupo parlamentario. Incluso el propio Partido Popular también ha llevado el tema a su programa electoral. Pero si tomamos el ejemplo de Italia podemos comprobar esa inestabilidad que ya Suárez predijo: uno o dos pequeños partidos pueden disolver las Cortes, tumbar un Gobierno y llevar al país a unas nuevas elecciones generales.

El sistema D’Hont puede ser criticable, y muchos aún no se explican cómo es posible que partidos territorialistas -Ezquerra de Cataluña ERC, por ejemplo- puedan tener su grupo parlamentario propio. Pero lo que nadie puede discutir es que el sistema actual evita que haya un gran número de partidos políticos que puedan tumbar un gobierno y crear inestabilidades políticas.