27 feb. 2008

Un encorsetado y manipulador debate

Me he resistido a hacer un post sobre el famoso primer debate televisado entre el candidato a la Presidencia por parte del PP, Mariano Rajoy, y el del PSOE, Rodríguez Zapatero, pero, al final, ha podido más las informaciones que he ido anotando en mi bloc sobre lo sucedido este lunes, que mi resistencia a escribir algo de ellos.

En primer lugar, y más visto, es el encorsetado debate el que ofrecieron los dos candidatos, si bien es verdad que fue todo producto de las negociaciones de quienes pactaron las condiciones en las que debía producirse el debate. Los tiempos milimetrados, las réplicas y contrarréplicas dieron lugar a un debate falto de emoción he interés.

En segundo lugar, los discursos de ambos contendientes que estuvo limitado por la utilización de unas frías estadísticas, con unas pinceladas subjetivas según quien las planteara. He aquí el meollo de la comunicación institucional. Los candidatos utilizaron en su comunicación unos datos estadísticos con base institucional, según el organismo de dónde las obtuvieran (EPA, INEM, Eurostar, etc).

Quizás se pueda decir que Zapatero jugó con más ventaja al presentar unas cifras más contundentes y apropiadas para el debate, mientras que a Rajoy se notó que fueron unos datos cocinados y maquillados por su partido. EL País dice que se tergiversaron los datos y que el primer cara a cara en 15 años escondía truco… a buenas horas mangas verdes. Los que nos manejamos diariamente con datos estadísticos y tenemos que hacer notas de prensa con ellos, sabemos muy bien de lo que hablamos.

A los periodistas de las instituciones públicas se nos exige elaborar notas lo más asépticas posibles, utilizando los datos con equidad y sin salirse del guión y sin adjetivos calificativos grandilocuentes. Luego el titular o el encabezamiento será obra del jefe de prensa que querrá darle un empujón visionario más positivo para la institución que gobierna.

El País desgrana los aspectos en los que ambos contendientes utilizaron los datos de la forma que más les beneficiaba. En Educación, por ejemplo, los datos sobre becas estaba trucada, la economía con sus parados y paro donde Zapatero utilizó los datos de paro de la EPA y el Rajoy los provenientes del paro registrado en las oficinas del INEM. Y así con todos los temas que tocaron: inmigración, seguridad, Dependencia, Medio Ambiente, Vivienda. En fin, lo que se suele decir: las cocinas del PP y el PSOE funcionaron a la perfección para sacar el plato preferido para el debate.

1 comentarios:

Gabiotillo dijo...

A mi lo que me está pareciendo más vergonzoso es el postdebate en los medios, la poca imparcialidad y el continuo tratar de meternosla doblada para impulsar a su favorito.

Por tomar el ejemplo del medio que mencionas, "El País". En su portada de hoy pone en cabecera Rajoy tergiversó ante Zapatero datos de vivienda, policía y becas y en letra más pequeña El presidente ocultó el aumento de CO2 y fue ambiguo en el precio de los pisos.- Ambos usaron estadísticas poco rigurosas para atacar al rival.

Si vamos al otro extremo del arco mediático, tenemos la inefable COPE. Al mismo tiempo que decía en primer lugar Zapatero se hunde y suspende sus mitines matutinos para preparar el siguiente debate decía a continuación euforía en el PP y Rajoy suspende sus mitines matutinos para analizar el impacto del debate.