8 ene. 2008

El B.O.E. se transforma en Agencia Estatal y dejará de publicarse en papel

El Boletín Oficial del Estado (B.O.E.) inicia este año su andadura como Agencia Estatal, abandonando el calificativo de Organismo Autónomo. Se avanza así en el proceso de modernización de la administración española que en este caso afecta a una de las instituciones más emblemáticas de España, el BOE, todo un referente con más de tres siglos de historia.

El nuevo Estatuto sustituye al de noviembre de 2001 y encomienda a la nueva Agencia las actividades de publicidad normativa que corresponden a la Administración General del Estado y, más en concreto, la publicación y difusión del “Boletín Oficial del Estado” y del “Boletín Oficial del Registro Mercantil”.

También atribuye a la Agencia Boletín Oficial del Estado competencias para la publicación y difusión de repertorios, compilaciones, textos legales y separatas de disposiciones que se consideren de especial interés, potenciando el uso de las nuevas tecnologías de la comunicación.
Potenciar las nuevas tecnologías será uno de sus grandes retos, de tal modo que a partir del año que viene, 2009, el famoso BOE dejará de publicarse en papel y sólo podrá consultarse a través de Internet. Algunas voces críticas creen precipitado esta acción ya que el acceso a Internet no es muy alto en España.

El Boletín Oficial del Estado ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos, introducirse en el mundo de las nuevas tecnologías y prestar a través de ellas un servicio cada ver mejor, más cómodo e inmediato a los ciudadanos. En estos momentos, su página web ya es una de las más visitadas de España, con cerca de dos millones y medio de entradas diarias. También su imprenta, la Imprenta Nacional, dispone de los más modernos equipos y sistemas en el campo de las artes gráficas, y goza del máximo prestigio en este área.

Esta transformación supone, en definitiva, la consolidación del Boletín Oficial del Estado como Organismo Público al servicio de los ciudadanos y como garantía del derecho a la información, la transparencia y el rigor al que se deben las administraciones públicas.

1 comentarios:

ocortes dijo...

Soy crítico con dicha conversión, no porque el modelo de agencias sea malo sino porque se está desvirtuando. Ya lo expresé en mi post: http://i-publica.blogspot.com/2007/11/boe-segunda-y-fallida-oportunidad-para.html
De todas formas bienvenida la supresión del papel y todas las formas de utilización de nuevas tecnologías.