10 ene. 2008

Al final el Poder Judicial hace justicia

Elisa Beni en la presentación del libro sobre el juicio del 11-M. EFEYa se comentaba en este blog, en el mes de noviembre, el oportunismo de la mujer del juez Bermúdez, Elisa Beni, directora de comunicación del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, al escribir un libro titulado “La soledad del juzgador” en donde reflejaba el papel de su marido en el juicio del 11-M y en el que , según se dice –no me he leído el libro- critica a otros jueces y fiscales.

Pues bien, la Comisión de Comunicación del Consejo General del Poder Judicial acordó ayer proponer al presidente de esta institución, Francisco José Hernando, el cese de Elisa Beni como directora de Comunicación. Como dice el editorial de El País, Beni “ha lo grado que una institución paralizada haya dado, por fin, una tímida señal de vida” al poner de acuerdos a los miembros del Consejo General del Poder Judicial –los del ala progresista y los del ala conservadora-.

Beni será rechazada –eso es de esperar- tras hacer oídos sordos a las sugerencias que oficiosamente se le han hecho llegar desde el Poder Judicial para que renunciara voluntariamente a su cargo y evitar forzar su dimisión. Y es que ser responsable de la comunicación institucional no debe ser un sillón desde el cuál se pueda aprovechar una situación de privilegio informativa para sacar una rentabilidad particular. Beni, con su libro y su negativa a abandonar el puesto de jefa de prensa, sólo hace crecer la desconfianza que reina en torno a los gestores de la comunicación institucional.

Si Beni quiere hacer periodismo, o ser autora de un libro de investigación periodística, debe hacerlo desde la posición de independencia, sin ataduras a un cargo institucional y aprovechando el material que objetivamente se le proporciona. Estas situaciones son las que atraen a la mala prensa sobre qué cometidos tiene llevar la comunicación de una institución pública. El ciudadano tiene derecho a recibir información veraz y objetiva de las administraciones públicas, y no tener que comprarse un libro para saber qué ha pasado.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

La información contenida en el libro nada tiene que ver con el cargo de Beni... La información procede de su cercanía al entorno judicial -no solo a su marido sino a todo el mundo que frecuentan y conocen- y la hubiera tenido igual si hubiera trabajado en un medio.
El CGPJ ha dicho que no la cesa por escribir un libro -que es lícito- sino porque algunos párrafos no le ha gustado ¡pues viva la libertad de expresión!

Casimiro López dijo...

Estimado anónimo, eso de que "la información contenida en el libro nada tiene que ver con el cargo" es algo que no se sustenta. Beni, por su posición como jefa de comunicación y esposa del juez Bermúdez, ha dispuesto de una información privilegiada que, a buen seguro, más de un periodista la hubiera querido.
Reconozco no haber leído el libro, pero lo que sí consta es que la Comisión del Poder Judicial se lo ha tenido que leer y es demasiada casualidad que todos estén de acuerdo en que se incurre en un "aprovechamiento" del cargo que ostenta...

Anónimo dijo...

Opino igual que el anónimo del primer comentario. Se trata de un asunto de libertad de expresión. Hay muchísimos ejemplos de libros escritos por personas que están o han estado el altos cargos de libre designación. Si es de libre designación, el cargo puede ser cesado, lo que ocurre es que hay que dar explicaciones, razones, fundamentos del por qué se pierde la confianza en dicho cargo, y mucho más por parte de los jueces, que son los encargados de juzgar al resto de los mortales y de pedirle explicaciones y razonamientos de sus actos. No puede haber dos varas de medir.

Anónimo dijo...

Casimiro, empiezas por asumir que no has leído el libro... y deberías asumir también que tampoco conoces las atribuciones del TSJM. El TSJM comprende a todos los jueces de Madrid EXCEPTO precisamente Audiencia Nacional y TRibunal Supremo. El libro no habla de asuntos competencia del TSJM o de los jueces del TSJM así que las informaciones no proceden de su cargo.
Además el libro no revela secretos ni nada que no hubiera podido decirse y, por último, todo lo que dice el libro es verdad y eso nadie lo discute.
La "pérdida de confianza" en los puestos de libre designación administrativa se refiere a "pérdida de confianza" para el trabajo que se desempeña y aquí, hasta la Comisión reconoce que ella lo ha hecho muy bien.
Te propongo que le eches una lectura:
los jueces del CGPJ dicen, es lícito que escriba un libro, el libro tampoco tiene nada reprochable jurídicamente "pero tiene unos párrafos que no nos gustan....." Párrafos que, por cierto, ni son insultantes ni nada. Léelos, pura exposición de crítica razonada.
En este país tenemos asumido que la libertad de expresión sólo existe para los que se la pueden pagar.... o sea, para los que no dependen de nadie...

Casimiro López dijo...

Llevas razón. No me he leido el libro y voy hacerlo en el fnac, por lo menos un vistazo rápido. A ver si me entero bien. Lo que sí quisiera es que no se abandere la libertad de expresión como algo intocable. Sí a la libertad de expresión, pero que un libro sobre el 11-M se ponga a la venta a los pocos días de la sentencia, yo, por mi parte, lo llamo oportunismo.