11 nov. 2007

El sentido institucional

Qué derroche de inconsciencia. El PP ya no ve lo que está ante sus ojos, y escuchar, lo que se dice escuchar, hace tiempo que dejó de hacerlo. Que el secretario de Comunicación del PP, Gabriel Elorriaga, aprovechaba lo ocurrido en la Cumbre Iberoamericana para culpar al Gobierno, al asegurar que fue consecuencia "de la imprevisión, de la negligencia y de la falta de capacidad de actuación" del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, suena a una gran falta de sentido institucional.

El sentido institucional de la Jefatura de Estado y Presidencia se están viendo tocados últimamente por un sentido de la crispación política que en nada favorece el entendimiento democrático de las instituciones: parlamento, partidos políticos, Gobierno y Casa Real.

La acción de Zapatero en la cumbre Iberoamericana contra el presidente venezolano Hugo Chávez muestra a las claras que con diplomacia se pueden hacer las cosas bien. Lo ha demostrado también con el regreso sin cargos de los pilotos detenidos en Chad. Diplomacia, seriedad, discreción, respeto, frialdad son las argumentaciones que puede esgrimir el ministerio de Asuntos Exteriores en el “problema” chadiano. El PP no ha tenido otra forma de criticar que alabar la gestión “populera-televisiva” del Presidente francés,Sarkozy.

Ahora nos vienen con que el “exabrupto” del Rey cuando manda callar al presidente venezolano es lo mejor que se pudo hacer, sin felicitar la actitud diplomática, serena, discreta pero efectista del discurso de Zapatero para que se respete a las instituciones de nuestro país, sean del signo político que sean.

El PP pierde los papeles en esta guerra del todo vale que mantiene abierta contra el PSOE, sin darse cuenta que una cosa es la actividad política y otra bien distinta las acciones institucionales. Zapatero y el Rey en la cumbre iberoamericana hablaban desde su posicionamiento institucional: Jefatura de Estado y Gobierno. Y hay que alabar la serenidad con la que se defendió de ataques hacia un representante político elegido por los ciudadanos españoles en unas elecciones democráticas. Cuando se pierde el sentido institucional y se circunscribe cualquier acción gubernamental a un plano político-electoralista se está faltando al respeto al pueblo español en su conjunto.

Señores del PP ¿prefieren el exabrupto del “que te calles” o la diplomacia hecha con discreción, serenidad, respeto y contundencia?. Por favor, abandonen ya ese estadio de la crispación por crispación.

3 comentarios:

Benito Castro dijo...

Desde el punto de vista de la estrategia de la comunicación el PP está perdido en este caso, bajo mi punto de vista. Pienso que era más fácil, y de más sentido común, reconocer el gesto institucional de apoyo del presidente del Gobierno actual para con su antecesor, a pesar de las diferencias políticas entre ambos. Aznar, según he leído en la prensa sí lo ha agradecido. Lo cortés no quita lo valiente.

comunicador dijo...

Totalmente de acuerdo, Benito. Lo único que consiguen así es incrementar entre la opinión pública esa sensación de eterna y absurda crispación.

Casimiro López dijo...

Ese es el sentido institucional que expongo en el post... el PP ha perdido el norte en cuanto a comunicación institucional se refiere. Se han tomado tan en serio el papel de oposición que ya lo hacen por pura inercia, sin darse cuenta de que, a veces, los actos del Gobierno tienen un sentido institucional, de valor institucional, de interés institucional, y , si me apuras, de protocolo institucional