5 nov. 2007

Crisis en Fomento ¿Cuál es la estrategia?

La Comunicación Institucional no sólo tiene la facultad de transmitir información sobre o acerca de la institución que representa. También se hace útil cuando e organismo se encuentra en un proceso de crisis de credibilidad.

En estos momentos el Ministerio de Fomento está pasando su particular “Vía Crucis” con los problemas que está causando el AVE de Barcelona. El partido de la oposición, PP, y “sus medios” afines están buscando hacer sangre en la herida.

¿Cuál es la estrategia que está llevando el Ministerio de Fomento para frenar la avalancha de críticas, acusaciones y peticiones de dimisión que se están lanzando desde la derecha? Parece que no hay. Se suceden las declaraciones en ruedas de prensa improvisadas, declaraciones en actos públicos…El propio Presidente del Gobierno salió a la “palestra” política para contrarrestar la crisis, incluida una visita a los “socavones”.

¿Se puede decir que ésta ha sido la estrategia institucional planificada? No parece que sea así. Ya dijo el académico Juan Luis Cebrián que este Gobierno no tiene comunicación política ni política de comunicación. Más parece una comunicación improvisada, a golpe de actos presenciales y declaraciones grandilocuentes que apenas tienen repercusión ni como titular de periódico.

No parece que el DirCom de Fomento esté muy fino en esta batalla, al menos no parece que se haya planificado una estrategia de comunicación para frenar en la medida de lo posible la responsabilidad de su ministra, Magdalena Álvarez en la crisis de los “socavones” del AVE.

A mi modesto entender, se está hablando mucho de los problemas que está causando estos “socavones” a los barceloneses… pero si lo comparamos con lo que tuvieron que soportar los madrileños con la mastodóntica obra de la M-30, la verdad es que no se entiende tal fuerza mediática. Los barceloneses se quejan, y los madrileños también se quejaron. Pero mientras a los primeros se pide la dimisión de una ministra, los segundos incluso votaron a Gallardón, dando así un respaldo a los 3 años de tortura que supusieron los túneles de la M-30 ¿Alguien me lo puede explicar mejor?

3 comentarios:

Rio Pando dijo...

Bueno en Madrid también se pidió, y mucho, la dimisión de Gallardón ¿pero quién la pedía? Evidentemente no los que le votaron. A veces unos pocos hacen mucho ruido.
Cuando en Barcelona el AVE sea una realidad, la gente volverá a votar al PSOE.

Christianito dijo...

Yo tambien pienso que hay una gran diferencia entre la política de comunicación del ayuntamiento de Madrid y la del ayuntamiento de Barcelona.

Técnicamente hablando se hubiese tenido que insistir más en los beneficios posteriores que obtendremos después de los sacrificios.

Políticamente hablando, creo que el hecho de que ninguna administración pública tome el papel de responsable es el causante de este desbarajuste. Es más fácil decir que han sido los "otros". "Els de Madrit" (Sic)

Yo me propongo como asesor en comunicación sin lugar a dudas.

Casimiro López dijo...

Como Christianito yo tsmbién me propongo como asesor de comunicación, simepre que se pueda echar las culpas a los otros...
Es verdad que solventar una crisis con la comunicación institucional argumentando que el problema es de otra Administración parece una vía de escape demasiado vulgar