21 oct. 2007

¿Puede haber comunicación en la Unión Europea?

Preparando con mi hijo un examen de lenguaje, me surgió la pregunta que llevo haciéndome desde hace ya algunos años: ¿Qué es comunicarse? Según el libro de mi hijo, “las personas somos seres sociales porque poseemos la capacidad de comunicarnos con los demás. Sin esta facultad estaríamos aislados. Hacemos saber a los otros qué pensamos o cómo nos sentimos a través de palabras, gestos, música, mensajes escritos… cada uno de nuestros actos y de nuestras palabras, comunica una información a los demás. La comunicación es el acto por el cual las personas se transmiten información”.

Previamente había leído en el nuevo El País (con acento y globalización incluida), el artículo de Timothy Garton con el sugerente título “la Europa de Babel”, donde se pregunta ¿cómo hablaría el pueblo europeo?, y sentenciando que el meollo del problema de la democracia en la Unión Europea no es Bruselas. Hablamos y pensamos en muchas lenguas diferentes (22 lenguas para ser exacto).

Nunca habrá una unión europea real y efectiva, por más que hayamos creado una moneda única (euro)… eso es sólo una acción mercantil capitalista: establecer una moneda fuerte frente al yen y el dólar. El mundo y su economía globalizada.

Lo que realmente hace la unión es un mismo lenguaje. Cuando viajo por Europa siempre me sentiré extranjero. El idioma es la barrera que me impide relacionarme con soltura ante un francés, un inglés, un alemán, un polaco…

Sin abandonar los temas de lenguaje de mi hijo, se añade en el libro de al ESO cuáles son los “elementos de la comunicación”, con una sentencia draconiana “La comunicación es esencial en nuestras vidas para poder relacionarnos con los demás. Nos permite entender los mensajes que otros nos envían, y también, que los otros puedan entender los nuestros”, y desglosa los elementos que intervienen en cada situación de comunicación: emisor, receptor, mensaje, código, contexto y canal…”

Mensaje y código, contenido informativo y conjunto de signos y reglas para que la comunicación se realice con éxito… es fundamental que emisor y receptor compartan el mismo código. Para poder sentirse europeo hace falta esta premisa básica: manejar todos el mismo código. ¿Podrá algún día Europa tener una lengua común? ¿sería perder la identidad de sus pueblos?...

3 comentarios:

Ignacio Duelo dijo...

Algo escribí sobre esto en una de mis primeras columnas de mi blog, en http://podemoshablar.blogspot.com/2007/01/globish.html

Saludos desde Buenos Aires.

Rio Pando dijo...

La Unión Europea debería dedicar un esfuerzo importante en investigación para conseguir un traductor automático para sus lenguas oficiales y se acabaría así con ese problema.

Casimiro López dijo...

¿Sabéis que en unas jornadas de fin de semana celebradas por el Parlamento europeo se gastaron 45.000 euros sólo en el servicio de traducción?