20 oct. 2007

Maragall, no perderá sus recuerdos

Si el Alzheimer es símbolo de pérdida de recuerdos, nadie podrá quitarme la imagen de Pascual Maragall agitando la bandera olímpica en Barcelona en el año 1992, junto aquella flecha que encendía el pebetero olímpico. Son recuerdos, pero también imágenes públicas que no podrán borrarse.

Maragall ha anunciado que padece Alzheimer, y ha expresado su voluntad de luchar contra la enfermedad y colaborar para eliminar los prejuicios y estigmas que la rodean. Su valentía y coraje, que ha presidido su vida política, estoy seguro que le serán de gran ayuda para esta nueva etapa que le impone la vida.

El político catalán, de 66 años, ya anunció el viernes su abandono de la militancia del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), partido que presidió durante muchos años y con el que fue alcalde de Barcelona y presidente autonómico, y algo hacía presagiar que algo sucedía. Desde la dirección del PSC atribuían la decisión a “motivos personales”, y añadieron “respetar todas sus opiniones”, aunque estas fueran críticas hacia los dirigentes del partido que presidio hasta junio de este año. Críticas que incluso alcanzaron al presidente Zapatero, y esa actitud suya ante la política territorial.

La memoria, como diría el poeta, es frágil, es un cristal tan delgado que se puede romper. Sin embargo, la historia es un hecho constatable, real, que queda para el recuerdo de todos. Pascual Maragall ya ha dejado su huella en la historia, y sus recuerdos podrán desaparecer, pero no al conjunto de los españoles, por mucho que se hable de ruptura nacional, territorialismos, independentismos, y toda esa parafernalia de “ismos” absurdos en los que algunos nos quieren meter.

0 comentarios: