9 oct. 2007

El dardo en la comunicación institucional, palabra de Cebrián

Don Fernando Lázaro Carreter puso el título de “El dardo en la palabra” (Galaxia Gutenberg) , a uno de los ensayos más vendidos de los últimos años, demostrando el interés cada día mayor por el buen uso del idioma español.

No sé si Juan Luis Cebrián, consejero delegado del Grupo PRISA, puede aspirar a tanto, pero su intervención en el Fórum Europa, puso el dardo en la comunicación institucional que ha llevado el Gobierno de Zapatero en esta legislatura. Para Cebrián no se corresponden los éxitos políticos, económicos y sociales del Ejecutivo socialista de ZP, con los resultados de las encuestas, culpando de ello a “la política de comunicación y la comunicación de la política".

Para el consejero delegado de PRISA, la comunicación institucional de este Gobierno ha sido sustituida "por campañas de imagen a lo ZP que no logran movilizar al electorado de izquierda frente a una formidable operación de intoxicación y escándalo promovida por los medios de la derecha". Lo que en el argot periodístico se denomina “dejarse meter un gol”. Muchas veces, en este blog, he comentado este “problemilla” gubernamental.

Si bien los “dardos” de Cebrián iban más encaminados en “culpabilizar” a los directivos de la Sexta ("algunos brujos visitadores de la Moncloa") y, sobre todo, en ese guerra del fútbol (“acto de sabotaje”), un conflicto que enfrenta a Mediapro y Sogecable por los derechos audiovisuales de la Liga… la realidad es que no le falta razón en cuanto a la pésima actuación del Gobierno de Zapatero en lo que respecta a la Comunicación Institucional.

La realidad plasmada en estos casi cuatro años de legislatura es la de un Gobierno desorientado informativamente, con unos DirComs faltos de reflejos y habilidad en las estrategias comunicativas y una actitud engreída, casi arrogante, de que las cosas se solucionarán por el efecto propagandístico-publicitario.

No se tiene conciencia sobre el papel de la Comunicación Institucional. Se han movido en estos cuatro años por la inercia del “efecto ministro”, es decir, que cualquier aparición del titular de una cartera ya genera movimiento informativo por sí sola. No se han dado cuenta de que hace falta algo más que la presencia del máximo mandatario…En comunicación política-institucional hace falta estrategias a corto y medio plazo para salvar los escollos que va situando la oposición. ¿Cuántos fuegos ha tenido que apagar la Vicepresidenta Primera del Gobierno?

ENLACES:
- El Mundo:
- Intervención (íntegra) de Juan Luis Cebrián en Forum Europa:
- PRNoticias

0 comentarios: