7 sept. 2007

Los defectos adquiridos

Voy a ser breve. Me hago eco del comentario escrito en El País de hoy por José María Ridao sobre el nombramiento de Milagros del Corral como nueva directora de la Biblioteca Nacional, que puede ser muy significativo para comprender dónde suelen fallar los gobernantes.

Al final del artículo, Ridao, sentencia: “Su nombramiento al frente de la Biblioteca Nacional constituye, sin duda, una buena noticia… Se trata de un ingente capital humano que no puede desaprovecharse, y menos en unas circunstancias políticas como las que atraviesa España, en las que el sectarismo y los nombramientos de partido, cuando no los simplemente vistosos, suelen primar sobre la capacidad y la experiencia. Al igual que sucede con los museos y otras instituciones culturales de primer orden, la Biblioteca Nacional no debería estar a merced de los caprichos políticos. Y Milagros del Corral podría representar un primer paso en esa dirección”.

Más claro no se puede decir. Un defecto que “adquieren” los políticos cuando se les concede, vía electoral, la gestión de las instituciones públicas. Hay puestos, como el de ministro, donde el perfil político tiene su razón de ser. Pero cuando se baja en el escalafón Institucional los nombramientos deben ser mucho más sólidos, más gestores y más conocedores de la tarea que se les ha encomendado.

0 comentarios: