10 sept. 2007

La comunicación de la Junta de Castilla y León, un caso de locos

No se puede utilizar la comunicación institucional a través del sistema de “prueba-error-corregir”… La Junta de Castilla y León está demostrando que éste es el sistema que emplea para llevar a cabo la delicada tarea que supone la transmisión de información de la institución autonómica.

Leo a través de El Semanal Digital el desbarajuste que ha supuesto la Comunicación Institucional en la Junta desde que Juan Vicente Herrera accediera al cargo de presidente de la Junta en 2001, y que según él mismo señala, no ha tenido mucha suerte con la Comunicación.

En sus comienzos en el cargo nombró director de Comunicación al abogado burgalés Ignacio Ariznavarreta que hizo y, sobre todo, deshizo a su antojo en este departamento.

Después, trajo para enderezar la Comunicación a Antonio Elegido, el asesor de Filología del programa de TeleMadrid “Cifras y Letras”. El ex fundador del partido Humanista duró en el cargo apenas dos semanas, y no le dio tiempo para demostrar su conocimiento sobre los medios informativos y la Comunicación en general.

A continuación echó mano de una letrada de la Consejería de Agricultura para dirigir el departamento de Comunicación, Ana Álvarez Quiñones. Una funcionaria que un año estuvo en seis puestos administrativos y que en este último pasó con más pena que gloria.

Según se señala en El Semanal Digital, todos confirman que es “un caso de locos” lo de la comunicación en la Junta de Castilla y León. Quizá por ello en esta nueva legislatura el presidente Herrera ha decidido que la Comunicación -con mayúsculas- esté en manos de un psiquiatra, que además ha sido el portavoz del grupo parlamentario popular en los últimos tiempos: José Antonio de Santiago Juárez.

Señor Herrera, cuando no se toman las cosas en serio es mejor dejarse asesorar y no inclinarse por impulsos políticos. La Comunicación Institucional es una cosa muy seria como para dejarla al libre sistema de “a ver qué pasa”.

2 comentarios:

Sabela Bernárdez dijo...

Por favor, ¿para que estamos los profesionales de la Comunicación y Relaciones Públicas?. Basta ya de intrusismo. Las asociaciones profesionales, sindicatos... que denuncien estos casos, como en el Museo de Arte Contemporáneo de Vigo solicitan a un Licenciado en Arte y no en Relaciones Públicas o Periodista, y así siempre.

Casimiro López dijo...

Estoy de acuerdo... parece que un profesional de la comunicación y las RR.PP. no es suficiente para llevar a cabo el trabajo que conlleva la Comunicación Institucional... Pero todo es fruto del "amiguismo" y , sobre todo, de un desconocimiento brutal de las nuevas formas de trabajar que tiene el mundo de la comunicación tanto en el ámbito interno como externo de una institución pública.
¿Por qué se pide un Licenciado en Arte?, por qué las Administraciones Públicas aún no tienen reconocida la categoría profesional del periodista institucional... y así pasa con la mayoría de las oposiciones. Treinta años ya de democracia y la Comunicación Institucional que sigue sin estar regulada.