7 may. 2007

¿Por qué hay miedo a decir cuántos periodistas trabajan en la Administración?

Como algunos sabéis por este blog, la ANPAP se ha encargado, a petición de la FAPE, hacer una especie de censo de periodistas institucionales. Es decir, cuántos periodistas están trabajando para la Administración General del Estado.

El proyecto que se puso en marcha allá por marzo ha dado unos resultados desastrosos... poco más de nueve ministerios han enviado respuesta, y dos de ellos (ministerio de Justicia y el de Sanidad y Consumo, han aportado como dato cuantificable la siguiente coletilla:

“En el Registro Central de Personal de la Administración General del Estado no se detalla la licenciatura concreta de los funcionarios, sino simplemente si cuentan o no con titulación superior, ya que la especialidad concreta de la licenciatura no tiene incidencia contractual o salarial alguna. En este marco, los periodistas, como titulados superiores, que es lo que exige la Administración para la cobertura de determinadas plazas, pueden estar asignados a un Gabinete de Prensa o a cualquier otro departamento del Ministerio. Por tanto, no existen datos oficiales que permitan responder con rigor y fiabilidad a la pregunta”.

Pero ¿qué miedo hay en decir cuántas personas tiene trabajando como periodistas en su gabinete, o es que los Dircoms de Justicia y Sanidad (por cierto que los dos han escrito lo mismo) no tienen periodistas a su cargo y ellos llevan todo (hacer notas, resumen de prensa, llamadas, dossieres, etc.)?.

Si es lo que yo digo, la mayoría de los Dircoms de la Administración Pública se han subido al pedestal de los “dioses” y ya están por encima de todo lo mundano.

3 comentarios:

Grupo ECOS dijo...

Es interesante conocer que por lo menos alguien se dedica a verificar en donde están los Comunicadores Organizacionales o DIRCOMS como expresaría Joan Costa. En Ecuador, mi país, la mayoría de las empresas no tienen idea de la importancia de un experto en comunicación empresarial y las universidades se dedican únicamente a producir comunicadores desempleados que terminan haciendo cualquier cosa menos comunicación, en la mayoría de los casos. Espero que se tome conciencia y se propicie gremios de comunicadores que exijan que los puestos de comunicaciòn sean ocupados por comunicadores y no por cualquier personas.

Casimiro López dijo...

Cuánto me alegra saber que los problemas del periodismo institucional son muy comunes en todos los países...
En España existe un cierta catarsis a decir que hay periodistas trabajando para la Administración Pública.

Octavio Rojas dijo...

Pues no sé si sea una situación para alegrarse.

A mí me parece que el hecho de que no se reconozcan a los profesionales de la comunicación por la administración es una barrera para su desarrollo.

Saludos.