3 may. 2007

Congreso Blog (1ª parte): un nuevo territorio por explotar

El mundo blog es útil, es un negocio, es un medio de comunicación alternativo. Entrar en el mundo blog es síntoma de modernización y actualidad. El mundo blog es la vanguardia, el paso obligado para superar las “puntocom” ancladas en los principios de la simple presencia en Internet. Ahora hay que ir más allá. Todo ello, y más, suma una vanguardia, un nuevo estadio que las instituciones públicas y privadas son conscientes, pero dubitativas en cuanto a su aplicación y utilidad.

En España la implantación del mundo blog en las empresas y en las instituciones públicas está en su fase de concepción: blog sí, blog no. Falta convencimiento real de su utilidad como vehículo de comunicación.

Esta actitud remisa quedó bien expuesta en la comunicación presentada por el periodista y consultor de comunicación corporativa, Fernando Saiz Martínez, “Los blogs de empresa, una herramienta de comunicación de doble filo”. Para la comunicación corporativa los blogs suscitan numerosos recelos e interrogantes en lo referente a su desarrollo. Y es que, como señala Saiz, “el desarrollo de los blogs corporativos a nivel internacional ha estado rodeado de un intenso debate sobre las ventajas e inconvenientes de su aplicación en el mundo de la empresa”.

Hay defensores de los blogs corporativos como una herramienta versátil y útil para la comunicación empresarial. Uno de los ejemplos más recurrentes, según comenta Fernando Saiz en su exposición, es el de Microsoft, empresa que ha tenido serios problemas de reconocimiento entre la opinión pública y que esa “mala imagen” la ha ido suavizando en los últimos tiempos gracias a la proliferación de blogs de sus empleados permitiendo a la compañía establecer una comunicación más natural con sus públicos”.

Cabe, pues, un utilidad clara de los blogs corporativos para el mundo empresarial. Sin embargo, no parece que sean suficientes los ejemplos de buena praxis del mundo blog. Fernando Saiz nos ofrece un ejemplo de cuál es el nivel de incursión de los blogs en el ámbito corporativo: “Ni una sola de las empresas del IBEX, el índice de las 35 principales empresas cotizadas en bolsa, dispone de blog corporativo”.

Hay mucha desconfianza, de tal modo que los blogs corporativos han despertado un gran interés en España y se sigue su evolución, pero muy pocas empresas se han decidido dar el paso. Las razones son el “miedo a perder el control y la cultura corporativa”.

Los propios directores de comunicación de las empresas se convierten en guardianes de los mensajes de la compañía. Garantizar la emisión de mensajes coordinados, homogéneos y controlados no permiten la entrada de un medio de transmisión que dispone de un elemento discordante: “¿qué hacer con los comentarios negativos?".

La creación de blogs empresariales está todavía en su fase de nacimiento, aún hay que romper muchas barreras en el ámbito corporativo, y si bien la modernización de las estructuras organizativas es ya un hecho constatable, también es cierto que todo lo referente al mundo de la comunicación supone un freno cauteloso por los resultados que se puedan obtener.

3 comentarios:

Benito Castro dijo...

Pienso que las empresas de nuestro ámbito, y efectivamente incluidas en la denominada economía real (las que hacen cacerolas, coches, lavadoras, pisos...) no sé hasta qué punto se plantean de verdad la posibilidad de tener un blog corporativo. ¿Un blog para qué? se preguntarían, si es que alguien señala la opción de construirle uno.

Creo que hay que valorar varias cosas, así dichas sobre la marcha: 1: ¿hasta qué punto han usado o usan estas empresas de la economía real las webs clásicas, las típicamente informativas o que te facilitan alguna acción de comercio electrónico? En este sentido creo que la media de uso es baja y, entonces ¿para qué dar otro paso en pos del diálogo a través de un blog?

2: ¿hasta qué punto la presión externa de la blogosfera obliga a las empresas a tener una presencia activa en ella?

3: la pérdida de control de la comunicación; el miedo a reacciones negativas de los blogueros; a que la competencia descubra mis debilidades o secretos...son dificultades que se contrapesan con otras cuestiones como la obtención de opiniones que me hagan reflexionar sobre mi producto, que me permitan conocer mejor a mis clientes y/o mercado... La elección (entiendo) no es fácil para un empresario medio que, como todos, venimos de esquemas mentales y de funcionamiento de siglos en los que la tendencia era realmente la contraria: a no dialogar, a acumular información (recordemos aquello de que información es poder...). Un cambio brusco de comportamientos no es de recibo. Es más lógico, y normal, una evolución de las actitudes. En esa línea habrá tipos de negocio (insisto en lo de la economía real puesto que en la digital es otro cuento) a los que les pueda ser útil si lo piensan lo de los blogs: a) para saber continuamente qué opinan sus clientes y/o potenciales clientes (válido en el sector de los coches) y a los que, por otro lado, les asuste menos la incidencia de la comptencia porque, al fin y al cabo los niveles estándar conseguidos son muy comunes a todas las marcas (el ejemplo de los coches vale también). Y la cuestión de las impresiones/opiniones negativas, etc es un asunto que exige una mayor digestión. Y como medida que suavice el problema, no hay nada más tranquilizador para el empresario que aplicar en el blog la opción de la moderación de los comentarios, una opción que existe desde el comienzo de este invento.

Casimiro López dijo...

Gracias Benito por ampliar el post sobre blogs corporativos. Tu valoración es interesante, pero el tema va más allá de esas empresas de la economía real. Es llamativo que ni una sola empresa del IBEX se haya lanzado al mundo del blog, y eso que la pelea Endesa-Gas Natural ha podido dar mucho juego en el mundo del blog.
Creo que todos tienen su espacio y su tempo... no podemos exigir a quien vende cacerolas una modernización web 2.0, pero a aquellas empresas diversificadas en su negocio , al menos, la valentía de aceptar nuevos retos en la comunicación corporativa.

Benito Castro dijo...

Estimado colega

Me parece a mi que el verbo exigir es difícil de conjugar en estos casos. Si las empresas, sean del selectivo IBEX o de colchones (que he visto un blog que una de ellas) o las que sean, utilizan o no el blog siempre será una decisión de ellas mismas en función de sus intereses. La clave de bóveda es bien clara, en una economía libre de mercado, cada cual opta por lo que considere mejor para sus intereses... Y luego está el ver lo que hacen 'al otro lado del Atlántico', en EEUU: ¿están funcionando allí realmente los blogs corporativos? No tengo una perspectiva suficiente a este respecto. Mi punto de vista, partiendo de la base de que yo ya he tomado partido por los blogs, es que se deben hacer los análisis lo más pegados al terreno posible sin confundir el deseo con la realidad. Y el papel de los ya conversos, no nos queda otra, es actuar de blogevangelistas...

Un saludo.