18 mar. 2007

Gabinetes de prensa institucional, esos "agujeros negros"

Ya sólo faltaba otorgar otro calificativo más a los gabinetes de comunicación de las administraciones públicas: "agujeros negros". Lo leo en el Dominical de El País, donde Lola Galán realiza un reportaje sobre la carrera de obstáculos que es el acceso a los datos públicos para periodistas y ciudadanos.

No voy a ser yo quien le quite cierta razón a la periodista, su frase "la Administración pública (que da trabajo a casi tres millones de personas y es sin duda el mayor empresario nacional) es un complejo y pesado engranaje a las órdenes del poder político. Sin embargo, la ideología no marca diferencias fundamentales en el apego casi patrimonial a la información que maneja". Pregunté usted al Ministerio de Administraciones Públicas (MAP) ¿cuántos periodistas trabajan para la Administración General del Estado (AGE)?... No lo saben.

Lo más llamativo es que el reportaje muestra a los gabinetes de prensa como verdaderos fagocitadores de toda información reclamada por los periodistas. No es de extrañar que en el reportaje se haga un recorrido por la parquedad informativa, el exceso de información y el cerrojazo, acusando de forma velada a los gabinetes de prensa. A continuación dejo una parte del reportaje como referencia.

"Nadie podría acusar de falta de transparencia, en cambio, sino de parquedad informativa, al Instituto de Comercio Exterior (Icex) cuando se le reclaman datos sobre exportaciones de armas españolas. En el instituto remiten a una estadística en la que dichas exportaciones están recogidas bajo el epígrafe "defensa y seguridad militar", sin más especificaciones. ¿No sería posible encontrar algo más detallado? "Pregunte a la Agencia Estatal Tributaria", replican en el Icex.

Al habla con la Agencia, que depende de la Dirección General de Aduanas, toman buena nota de la pregunta, pero una semana después aclaran que ellos no elaboran esas estadísticas. Hay que dirigirse a la Secretaría de Estado de Comercio. Esta vez, la responsable de prensa se apiada de la periodista y le facilita exactamente el sitio de la página web donde se encuentra el dato.

El recorrido no es del todo sencillo, porque hay que pinchar no menos de cinco veces en otros tantos epígrafes algunos tan enigmáticos como los titulados "Canales temáticos" o "Información sectorial", hasta llegar a la publicación detallada y completa de las exportaciones de material de Defensa y doble uso.

A veces, el problema no es la escasez de información, sino el exceso. Como en el caso de las tan traídas y llevadas balanzas fiscales (la relación entre lo que el Estado recauda en cada comunidad y lo que revierte en ella). El Ministerio de Economía y Hacienda no las publica debido a la complejidad que entraña su elaboración, que puede arrojar resultados muy diferentes según se incluyan o no determinados conceptos. Cuando se le pide este espinoso dato al ministerio, desde el departamento de prensa hacen llegar un estudio de cien folios elaborado por el Instituto de Estudios Fiscales. Una inestimable ayuda que confunde más que aclara".

2 comentarios:

Fabián dijo...

Ví el artículo.

Tiene su parte de razón, estoy seguro, pero creo que también confunde términos. Me explico, hay cuestiones y datos que no son simples de encontrar, ni siquiera para la gente que trabaja dentro de una organización. Esto quiere decir que muchas veces parece que se está ocultando información a propósito cuando realmente no es así.

Por ejemplo, en el caso que menciona sobre que hay que hacer cinco clicks para llegar a un dato, se trata de un viejo problema de organización de páginas web. Muchas de ellas son "organization centric" y no "consumer centric". Es decir, que se elaboraron siguiendo el complejo entramado de departamentos y áreas de una organización concreta y no en las necesidades informativas del ciudadano.

¿Por qué se hizo así? fundamentalmente porque era más fácil asegurar la creación y mantenimiento de la página web (puedes, por ejemplo, nombrar un responsable de cada departamento, quien generalmente se encargará de actualizar la información de dicho departamento). Hacer una web "customer centric" es una labor mucho más compleja donde las responsabilidades se diluyen.

Pero de ahí a decir que hay un intento consciente de ocultar información hay un salto importante. Puede que lo haya en algunos casos (quizá en el de las exportaciones de armas), pero no siempre desde luego.

Casimiro López dijo...

Fabián, has dado un punto más de referencia en el que no había caído. Es verdad que a veces la complejidad de la Administración es tal envergadura que incluso la búsqueda de determinada información resulta casi imposible para quien trabaja en ese departamento ministerial.
Y no quiero decir mucho más de lo que tú has dicho sobre las páginas webs de la Administración: el desastre sumado al cuadrado. Bueno, que lo explicas muy bien.
Gracias