25 mar. 2007

Gabinetes de Prensa de la Administración, entre la temporalidad y la continuidad

La definición teórica del Gabinete de Comunicación en su base organizacional es la de un departamento interno a la entidad que, integrado en la estructura de ésta, se encarga de elaborar y ejecutar la política comunicativa.

Posicionados en esta teoría, los gabinetes de comunicación de las instituciones públicas toman como referente la misma, aunque su operatividad es completamente distinta. Dada la singularidad de las Administraciones públicas, los gabinetes de comunicación desarrollan su labor en un marco falto de regulación, desestructurado y moldeable.

Esta circunstancia está motivada por la “temporalidad” que se da en los cargos de los responsables del Gabinete de Comunicación Institucional. Un tiempo marcado, unas veces por la actividad legislativa, y otras por las remodelaciones político gubernamentales que se den en ese periodo legislativo.

De ahí que surjan choques de intereses entre lo que es la operatividad comunicativa de la institución (el derecho de los ciudadanos a la información administrativa y, por lo tanto, la necesidad de transparencia de la opinión pública) y la política de comunicación que en esos momentos esté gobernando. La primera se mueve en los parámetros de la continuidad en el tiempo, mientras que la segunda trabaja con la inmediatez legislativa obligada.

Es por ello que no se haya establecido una regulación concreta de los gabinetes de comunicación, y si bien es un departamento interno a la entidad Administrativa, también es cierto que es el único que más se ve afectado por los giros políticos que se den en la actividad gubernativa. De este modo la institución se ve “obligada” a mantener el flujo informativo con la ciudadanía, y por otro, el “estancamiento” gubernamental que impide desarrollar una política de comunicación a largo plazo.

En esta doble velocidad gana siempre el tener presencia positiva en la opinión pública lo más rápido posible. El tiempo marca el trabajo. El resultado es que la mayoría de los gabinetes de comunicación de las instituciones públicas no pertenecen a los órganos administrativos y sus características de estructura y funcionamiento difieren de la Administración Pública (personal no funcionario, nombramientos y cargos de confianza), habitualmente.

2 comentarios:

melissa dijo...

es interesante ver los choques entre la comunicacion en las organizaciones, nos lleva a pensar la comunicacion como un principal gestor de las demas areas de las organizaciones.

Jorge Aguilera dijo...

Cordial Saludo casimiro, realizo una investigación sobre comunicación interna en entidades de gobierno como parte de mi proyecto para Doctorado en Comunicación organizacional y me gustaría contactarme contigo para realizar algunas labores.
más sobre mi trabajo lo puedes encontrar en www.bibliografiaencomunicacion.com