1 mar. 2007

El apagón analógico y el periodista que nunca se equivoca

Resulta cada vez más rutinario las novedades que se van produciendo en el mundo de la informática y las utilidades en Internet. No extraña que se produzcan ciertos desasosiegos sobre la viabilidad del papel físico, si el periódico y los libros tienen sus días contados... Lo que muchos agoreros presagian como el famoso “apagón analógico”, dando prioridad a la entrada de los ordenadores e Internet como herramientas para el conocimiento humano.

Un artículo en El País de Robert P. Crease director del departamento de Filosofía de la State University of New York, señala que “Internet cambia la forma en que se comunican los científicos y el trabajo de los futuros historiadores de la ciencia”. Para Robert el correo electrónico ha sustituido a la escritura de cartas como el principal medio de comunicación informal que tenían lo científicos, a lo que hay que sumar la influencia del Power Point para que las presentaciones científicas tengan más realce.

Ganan las nuevas tecnologías en la Sociedad de la Información. No hay rueda de prensa (hablo institucional pública) que no se precie de proyectar ante los periodistas un “florido-lúdico-festivo” Power Point como apoyo a las palabras mecanizadas del cargo administrativo. Los periodistas miran la pantalla, toman notas y no se sabe si están cogiendo las palabras del orador o los “pantallazas” que iluminan la sala de prensa.

Para colmo, hace ya unos meses leo un rompedor titular: “El periodista que nunca se equivoca. Un programa de ordenador puede escribir noticias económicas en 0,3 segundos”. Palabras escritas en soporte papel y que hace temblar los cimientos del periodismo. ¿Serán las máquinas las que sustituyan el trabajo del periodista?

El artículo confirma que una empresa financiera estadounidense, Thomson Financial, utiliza desde el mes de marzo del año pasado un software que elabora noticias económicas sobre los resultados de una compañía tres décimas de segundos después de que se dan a conocer. El “teletipo” que lanza este programa redacta no sólo los resultados económicos de una compañía, sino que se atreve a incluir pronóstico para los próximos meses sobre las fluctuaciones en el precio de las acciones, hacer un somero historial financiero de la compañía y el análisis de la fiabilidad que existe sobre esa compañía en los últimos años.

Si a esta situación se están llegando, qué impide aplicarla a otros campos. Por ejemplo, se me ocurre, en las Administraciones Públicas. Los datos estadísticos que se facilitan mensualmente (paro, afiliación, IPC, Encuesta de Población Activa) y otros no tan periódicos (siniestralidad laboral, barómetros del CIS, datos de accidentes de tráfico). Es de recibo que si se ha creado un programa informático para elaborar noticias económicas sobre los resultados de una compañía que cotiza en Bolsa, no hay nada que impida ampliar ese campo a un “tipo” de noticia cuyo “cuerpo” es siempre el mismo, y donde sólo cambia los datos numéricos. P.E. “el número de parados ha (subido-bajado) en X números de personas”. Titular ya elaborado al que sólo hay que modificar si sube o baja y la representación del número.

Muchos dirán que no hay nada que pueda sustituir al análisis que pueda llevar a cabo un periodista sobre los datos obtenidos. Cierto es. Pero también lo es elaborar una noticia con fríos datos estadísticos, sin aplicar ningún tipo de adjetivación ni análisis preliminar. ¿Se estará cerca del fin del periodista-redactor de un gabinete de prensa de la Administración?

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Jo, pues a mi no me parece "rutinario" lo de las TIC (que haciendo eso acabaremos), sino abrumador.