19 ene. 2007

Un Gobierno que no comunica, no gobierna

Un Gobierno que no puede comunicar con los ciudadanos provoca la sensación de que no gobierna. La (única) oposición está ganando la batalla de la contra información, llevando a su terreno aquellos temas que menos interesan al gobernante.

En este inicio de año toda la información que se ha podido leer y escuchar a través de los medios de comunicación ha sido la lucha contra el terrorismo. La crisis de unidad de los dos principales partidos nacionales no beneficia a nadie, y sí perjudica a una sociedad que necesita saber qué se está haciendo en otros terrenos menos políticos. Pulsómetro de la SER: el PSOE vuelve a situarse seis puntos por delante del PP -en la anterior se redujo a dos- y el líder de los populares, Mariano Rajoy, cae a sus niveles más bajos de valoración.

Al Gobierno le falta encontrar el hueco adecuado para comunicar sus actividades gubernativas. Sólo los viernes, en la rueda de prensa tras el consejo de ministros, podemos los españoles oír alguna que otra acción gubernamental.

¿Cuántas leyes, decretos, acciones del Gobierno han sido rebatidas, protestadas y criticadas por el partido de la oposición? Pueden apenas contarse con los dedos de una mano… y mientras leyes sociales como la de la Dependencia, la igualdad, conciliar vida laboral y familiar, la ley antitabaco quedan relegadas a un simple guiño a la audiencia. ¿Quién se encarga de que la comunicación institucional del Gobierno llegue a los ciudadanos? ¿Sólo está Teresa Fernández de la Vega?... la soledad del gobernante.

3 comentarios:

Ignacio Duelo dijo...

Justamente en mi blog escribí sobre el silencio político estratégico, que es intencional y dirigido a una audiencia determinada.

Este al que te refieres no parece ser el caso.

Un "periodista" de la Administración dijo...

Casimiro: No puedo estar más de acuerdo con esta frase: "Un Gobierno que no comunica, no gobierna". Esta es la clave de la comunicación política. Y en todos los años llevo siguiendo y analizando los mensajes de los gobiernos, de distintos gobiernos, de distinto signo, es decir, la politica de comunicación, no he visto Ejecutivo más perdido en la materia que éste (sólo hay que mirar la llamativa ausencia o escasa presencia de los miembros del Gobierno en los medios de comunicación). Y es una pena, para los que nos dedicamos a ésto y además, nos pagan -mal- por ello. Pero parece que nada podemos hacer, "no somos nadie" en la Administración.

Casimiro López dijo...

Estimado colega... la comunicación institucional es un derecho que tienen los ciudadanos, y las "gestores" (políticos) de la administración se olvidan de cuál es su cometido. Ante el miedo "a meter la pata" deciden dar el silencio por respuesta. Ese miedo sólo es referenciable al ámbito político, un miedo a que el partido se vea tocado en las "encuestas".
Si tuvieran la seguridad del cargo que desempeñan, a buen seguro que no tendrían miedo " a meter la pata"...