14 dic. 2006

Ir de copas por los ministerios

copasLa semana que viene se pone en marcha el “maratón” de invitaciones a las famosas “copas de Navidad” que cada ministerio dirige a los periodistas que habitualmente siguen las informaciones correspondiente al departamento ministerial.

En estas invitaciones, incluso, suele haber un pequeño “detalle” para quedar bien con los periodistas. Es una práctica institucionalizada y esperada por los profesionales de la comunicación que tienen la oportunidad de poder charlar con el titular del ministerio y los altos cargos del departamento de un modo distendido y alegre.

Se liman asperezas, se lanza algún que otro reproche al Jefe de Prensa del ministerio, se hacen buenos propósitos para mejorar esas relaciones prensa-institución pública y se aprovecha el momento lúdico para colocar una “pulla” sobre la promesa de una entrevista, un artículo, o un avance noticioso que nunca llega. Y a todo esto el jefe/a de prensa ofreciendo una sonrisa amplia y condescendiente ante el aluvión de “avisos” profesionales que le van llegado.

El “maratón copero navideño” se ha convertido en una tradición, de tal modo que hay que hilar muy fino para ajustar la fecha de la celebración, y que no coincida con otras invitaciones de estamentos privados y públicos. En el ministerio de Trabajo hay que evitar la copa que también ofrecen los sindicatos CCOO y UGT, el ministerio de Sanidad con la del colegio de Médicos, farmacéuticos..., incluso habrá periodistas que tengan que asistir a varios ministerios, porque los sufridos profesionales de la comunicación lo mismo sirven para un roto que para un descosido.

Este año, por ejemplo, la famosa copa que organiza Moncloa ha tenido sus problemas de “agenda”. La Secretaría de Estado de Comunicación ha convocado a los medios para la tradicional “copa de Navidad” el día 19 de diciembre. En esa fecha, la mayoría de los periodistas que cubren la información relacionada con Presidencia del Gobierno estarán regresando de un viaje que llevará a Zapatero a Estados Unidos.

Malestar entre los periodistas y “solución” de la Secretaria de Estado de Comunicación: elaborar una lista con aquellos periodistas que quisieran volver en el avión del presidente y así llegar a tiempo a la recepción navideña, según informa El Confidencial Digital. Fernando Moraleda, y su equipo, parece que no consiguen poner orden ni en algo tan mundanal como es una recepción navideña.

La Comunicación Institucional Pública vivirá unos días de confraternización con el mundo periodístico, habrá saludos, comentarios, peticiones, y se harán promesas de mejora para el próximo año. Y más de uno se preguntará ¿qué utilidad tiene esta “copa”, si al año que viene las cosas van a seguir igual?. Pero... ¡qué bonita es la Navidad!.

0 comentarios: