11 dic. 2006

Consecuencias cuando un jefe de prensa no da su móvil a los periodistas

telefonoLeo con cierta resignación en El Confidencial Digital que los jefes de prensa de los ministerios de Defensa e Interior enfadan a periodistas porque no dan su teléfono móvil. Y parece ser que se extiende en otros ministerios esta falta de profesionalidad de los nuevos DirComs que han aterrizado en esta legislatura.

Digo que con cierta resignación me llega esta noticia por que más de una queja ha llegado a mis oídos de ese “miedo” que tienen los jefes de prensa de las instituciones públicas para ponerse al teléfono. Esta situación ha dado lugar a que en muchos gabinetes de prensa de la Administración General los periodistas fijos se conviertan en “secretarias” que sólo tienen que coger los recados para luego pasárselo al jefe de prensa: “Ha llamado fulanito de tal pidiendo tal cosa”; “Perico del periódico X pide una entrevista”; “Palote quiere confirmar una noticia”...

Lo que más me duele es que en la noticia de ECD se llame a los periodistas institucionales “subalternos”: “la responsable de información de Interior, Lourdes Camino, no da su teléfono móvil a los periodistas que llevan esa materia, con lo que a lo máximo que llegan es a hablar con una secretaria, o con un subalterno del gabinete de prensa. En cuanto al del ministerio de Defensa, Miguel Ángel Muñoz, dice que ha perdido el anterior. Lo cierto es que no da el número nuevo, para que no le llamen”.

Hombre ya es duro tener que hacer de secretaria, como para que encima te califiquen de “subalterno” (con todos los respectos a quien ocupa esos respetables puestos en la Administración).

Para que la noticia rechine aún más se añade que “algunos de estos jefes de prensa, cuando son ellos los que llaman por teléfono a los periodistas, lo hacen a través de secretaria o desde la centralita, y no por el móvil, para que no quede registrado el número en la terminal de los destinatarios”.

Esta noticia no es una novedad para quienes trabajan en los gabinetes de prensa de las administraciones públicas. Hay un gran número de DirComs que han optado por la vía del “tapado”, no dar la cara, ocultarse en las nuevas tecnologías y dejar que sean “sus subalternos” (periodistas) quienes realicen las tareas de secretarias... ¡ah, por cierto!, y cuidado si alguno de estos periodistas-subalternos se le ocurre hablar algo más de la cuenta, por que el DirCom ha advertido que sólo se cojan los recados. Qué lástima de tantos años de experiencia en la profesión periodística se desperdicien de este modo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Una pena lo que leo. Mientras muchos, la mayoría, de los DirCom de empresas damos siempre el móvil e intentamos mejorar la imagen de esta profesión, otros, los que más visibilidad tienen, no lo hacen. Impresentable, déjenme decir.

Casimiro López dijo...

Eso es lo peor de todo: mientras unos se esfuerzan en un trabajo bien hecho, otros, que han sido elegidos para la gloria resulta que se "acojonan" y se repliegan temerosos de no sentirse capaces de "relacionarse" con los medios.
Para mí también la palabra que define ésto es "impresentable".
Un saludo

Anónimo dijo...

Pues siento mucho estar en contra de lo dicho en este blog, pero creo que la vida de un Dircom no es sólo móvil. En ocasiones, tanta llamada, a veces para preguntar sobre cuestiones absurdas, lo único que hace es entorpecer el trabajo del jefe de prensa, que no puede pasarse todo el día pegado al móvil al antojo de lo que quieran unos cuantos periodistas que, como hasta las 8 no cierran su página, no saben qué hacer mientras.

Creo que las exigencias de los periodistas a veces deben relajarse y es bueno que no siempre conteste el Dircom, que delegue en su gente. Un buen Dircom está para algo más que para coger el teléfono.

Como sigamos así vamos a tener que facilitar hasta nuestro número de la Seguridad Social. Seamos racionales. Que el mundo de las nuevas tecnologías no nos haga perder la cabeza. Por dar el móvil a más gente no se es más profesional. Al revés, se puede ser más irresponsable. Es sólo una opinión.

Casimiro López dijo...

Me parece una opinión de los más respetable. Quizás lleves razón en eso "de no estar todo el día pegado al móvil" y que muchas llamadas suelen ser irrelevantes. Pero el contexto en el que se escribe este post es el excesivo celo que algunos DirComs de la Administración tienen a la hora de hacer frente a las llamadas de interés. Existe una especie de "miedo escénico" a responder algunas cuestiones. Como bien dices un Dircom está para algo más que coger el télefono... pero no debemos olvidar que uno de los medios de comunicación más utilizado es el teléfono y los correos electrónicos. Las nuevas tecnologías implican estar más abierto a posibles interrogantes. Ser equilibrado, respetuoso, abierto y receptivo a los medios de comunicación es una tarea implícita en el cargo de DirCom. Bien es verdad, y estoy de acuerdo, que a veces es bueno delegar en los periodistas institucionales que por su veteranía sabrán salvar perfectamente el posible "escollo"... pero para que eso llegue es necesario que todos los DirComs de la Administración propicien que tan válida es la respuesta del redactor del Gabinete como la del DirCom.
Un saludo y muchas gracias por el acertado comentario