21 dic. 2006

Balance 2006: suspenso generalizado a los DirComs de la Administración

Suena duro el titular, pero la verdad es que los comentarios que me están llegando de las redacciones de los diferentes gabinetes de comunicación de la Administración General del Estado otorga un suspenso general a la labor de los jefes de prensa.

Una de las quejas más numerosa es la que hace referencia a la inactividad que han provocado en las redacciones institucionales públicas. Muchos periodistas comentan la falta de trabajo en la que les han dejado los nuevos jefes de prensa.
La mayoría pasan las horas sin tener nada que hacer, incluso se ha llegado a casos en los que ni siquiera pueden recibir llamadas de los medios de comunicación porque han puesto una secretaria que “filtra” las llamadas y las desvía al “asesor” de turno. En otros casos, la falta de información llega a niveles tan absurdos como no enterarse de los actos, notas de prensa y convocatorias que organiza su propio ministerio.

Parece que hay una total desconfianza hacia los periodistas institucionales, o quizás un exceso de celo por parte de esta nueva “hornada” de jefes de prensa que no saben rentabilizar la experiencia de los periodistas de la Administración en cuestión.

El intrusismo es otra de las quejas, con el “aterrizaje” de amigos del DirCom que ocupan puestos de responsabilidad, sin contar para nada con los que trabajan en los gabinetes de prensa. Parece ser que todo se “cocina” en “petite comité”, en una especie de sociedad cerrada que rechaza al estamento profesional de la comunicación institucional pública.

Para rematar este desastroso panorama, se están “ejecutando” ciertas reestructuraciones en el área de comunicación del ministerio llevando a cabo “movimientos de personal” de un puesto a otro, de un gabinete a otro con el simplista argumento de “necesidades de servicio”.

Y de este modo a nadie debe extrañar la pésima actividad comunicativa del Gobierno, que está dando muestra de haberse convertido en una especie de “reino de Taifas” donde cada ministerio hace su particular política de comunicación sin mirar por el interés nacional. En fin, que Moraleda va a tener mucho trabajo para el 2007, si de verdad quiere arreglar este desaguisado.

5 comentarios:

La cortesana dijo...

Entiendo perfectamente todo lo que comentas en tu post, sobre todo lo que concierne al intrusismo, filtración de llamadas... Ya veo que das un suspenso generalizado, pero ¿no salvas a ningún DirComs de la Administración?,¿a ni uno, ni uno? venga, algún ministerio, difícil decisión...

Te felicito por el blog, lo descrubrí hace poquito

Casimiro López dijo...

Pues, como tú bien dices es una decisión dífícil. La verdad es que las informaciones que me han llegado no resultan nada optimistas ante la forma de trabajar de los nuevos DirComs de la Administración. En este post sólo he analizado su capacidad de llevar un gabinete de comunicación y el modo de trabajar impuesto. No hago referencia a si son buenas o malas personas, si son competentes o no, si son amables o no, si reparten el trabajo o no... Quizás si hubiera utilizado ese baremo podría salvarse alguno... pero la realidad es que seguimos estando en manos de unos DirComs que se apoltronan en su puesto, se dejan llevar por la falsa imagen que se da de los funcionarios y comprueban que apenas les hace falta mover un dedo para que su ministro salga en los medios de comunicación. ¿Qué más les puedes pedir?.
Un saludo

El blog de Expo Zaragoza 2008 dijo...

Desde luego, no es el caso de Expo Zaragoza 2008. Esperamos que nuestro blog sirva como ejemplo de proactividad. Un abrazo.

Anónimo dijo...

¡Que razón tienes Casimiro! ¿Qué ha ocurrido con aquella comunicación institucional tan cercana a la que se hace en las democracias de nuestro entorno? ¿Por qué y cómo se ha pasado de la comunicación institucional a la comunicación de partido con membrete de la Administración del Estado? ¿Por qué los Gabinetes de Prensa de la Administración ya no están al servicio del ciudadano que les paga y se han convertido en la portavocia del politico de turno? ¿Por qué la atmosfera en estos gabinetes se hace cada vez más irrespirable?
A este paso, en lugar de ingresar en las Asociaciones de la Prensa, deberemos hacernos miembros de las asociaciones de publicitarios.

Casimiro López dijo...

Me aprece que más y mejores interrogantes no se pueden hacer. La clave está en si alguien es capaz de darles respuesta.
Aquí lanzo un reto a todos los interesados en la comunicación ¿quién puede dar respuestas a las preguntas formuladas?