31 oct. 2006

Ruiz Gallardón engaña a los madrileños

Foto EFE/Ballesteros El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, montó ayer un acto multitudinario en las obras de la M-30 ante la espectacular salida a superficie de la tuneladora “Tizona”, la cual ha conseguido terminar el túnel cinco meses antes de lo previsto.

Una noticia de este calado, y más cuando los ciudadanos madrileños están ya más que hartos de las mastodónticas obras que se están realizando en la M-30 y aledaños, debería de ser transmitida por los cauces obligatorios de la comunicación institucional.

Es una obra realizada para y por los ciudadanos madrileños, y a ellos se les debe explicar el logro conseguido. Por eso no es entendible que en esta “macropresentación” (con canapés incluidos) estuviera a la cabeza de la comitiva el presidente del PP, Mariano Rajoy. ¿Qué pinta un líder político en una actividad puramente institucional?

Se engaña al ciudadano madrileño. Las imágenes que se han difundido son la de Ruiz Gallardón, Rajoy y Esperanza Aguirre visitando y comprobando los logros alcanzados. El mensaje que le llega al ciudadano es contradictorio y se aleja del aspecto puramente administrativo que requiere la situación, dado que esa “magna” obra está gestionada con los impuestos de los madrileños.

De este modo vuelve a suceder el maniático deseo de personalizar una gestión pública. La presencia de líderes políticos no hace más que engañar a la ciudadanía, que confunde la gestión pública con un acto electoral, aprovechando el magnífico momento para aclamar la famosa frase “promesas cumplidas”.

No me quedo sólo con este flagrante caso, también en el PSOE madrileño se dan situaciones parecidas (Simancas en la presentación de la Operación Campamento con el ministro de Defensa y la ministra de Vivienda. Por que todos cometen el mismo delito: la institución es independiente de los actos políticos. La gestión que se realice con los fondos económicos de los ciudadanos debe ser transmitida con la independencia, claridad y sencillez, para que tengan un conocimiento más preciso sobre en qué se gasta el dinero la administración pública.

Pregunto ¿No hubiera sido más electoral invitar a algunos ciudadanos madrileños (elegidos al azar) para explicarles “in situ” esta obra, haciéndoles partícipes del logro alcanzado y además invitados al “ágape” que se dio al final de la presentación?

0 comentarios: