11 oct. 2006

José Bono candidato:¿incertidumbre política o estrategia publicitaria?

zapatero BonoEn política todo es vendible, las nuevas técnicas de persuasión se implantan con ardor en las campañas políticas.

La interrogante de si será José Bono el candidato del PSOE a la alcaldía de Madrid está generando una notable repercusión en la sociedad. Los medios de comunicación se hacen eco de esta situación, los tertulianos dedican varios minutos a disertar de la viabilidad o no del candidato, y los informativos de televisión abren con esta noticia.

Dejando a un lado el aspecto puramente político, nos vamos a centrar en el marketing de esta situación. ¿Puede ser que esta sensación de incertidumbre esté claramente dirigida? ¿Es posible que estemos ante una estrategia publicitaria en la que se pulsa la opinión pública y concentra la atención de todos por saber quién será el elegido?.

El PSOE ha mostrado en los últimos meses estar muy puesto en lo que es el aprovechamiento de las nuevas tecnologías: ahí tienen el último congreso del PSOE donde se lanzaron blogs particulares como el de José Blanco y una televisión vía Internet (IPSOEtv) en la que se pudo seguir los discursos.

Es sabido que, tras la salida de Trinidad Jiménez de la alcaldía de Madrid, el PSOE no tiene un candidato óptimo ni seguro. Pero, también es cierto, que todo partido político debe tener en la “recámara” un sucesor o candidato adecuado para salir adelante en las próximas elecciones.

Así pues, ¿por qué en Madrid el PSOE está dejando pasar tanto tiempo?. Lo más destacado de esta estrategia es el tirón mediático que genera, de tal modo que ha salido fuera de la circunscripción de la alcaldía madrileña y ha alcanzado el grado de información nacional.

Es necesario que recuerden esas famosas estrategias publicitarias donde un producto se mantiene en secreto, pero se anuncia constantemente de que “algo grande va a pasar”…

Creo que esta incertidumbre que ha generado el PSOE sobre el candidato a la alcaldía de Madrid es fruto de una estrategia de marketing bien estructurada, en la que se busca pulsar la opinión pública, analizar las estadísticas de los posibles candidatos y, sobre todo, posicionar el “producto” en lo más alto del interés ciudadano.

1 comentarios:

Øttinger dijo...

No creo que se deba a una estrategia publicitaria sino al fracaso que supone que nadie quiere ser. Y en política no hay nada peor que ser el segundo plato y encima puesto por el aparato del partido, sino que se lo digan a Joaquían Almunia.