5 sept. 2006

Las notas de prensa en la comunicación institucional

Leo en el blog del gran “ayudante” de la Comunicación e imagen, Paco Barranco, que “en la comunicación institucional, a la hora de construir sus informaciones y conseguir su objetivo los responsables de la Comunicación cuentan con dos herramientas fundamentales: las notas de prensa y las declaraciones institucionales”.

Nada que objetar a este post (que, por cierto, recomiendo su lectura) en el que se establece que las notas de prensa “se intentan elaborar en lenguaje periodístico para que en la redacción del medio, al comprobar que está bien redactada para un medio, la transmita de manera literal”.

Sin embargo, a veces la realidad nos cambia toda reflexión teórica. Tal y como se ha podido establecer en el informe “La opinión y las necesidades de los periodistas que deciden sobre la comunicación de empresas e instituciones” realizado por el Estudio de Comunicación y Demométrica con la colaboración de la FAPE, la Asociación de Periodistas Económicos (APIE) y de informadores de la salud (ANIS).

En dicho informe se recoge que “la calidad de la información recibida por los periodistas es de gran importancia, y en la actualidad las quejas que estos profesionales manifiestan sobre las notas de prensa enviadas por empresas e instituciones se relaciona con el contenido:
- Las notas no están redactadas con mentalidad periodística.
- Son muy publicitarios.
- No incluyen suficiente información.

Pero no sólo de notas de prensa vive un gabinete de comunicación institucional, depende muchas veces de la “política de comunicación” que esté obligado el DirCom de turno, y sobre todo de la capacidad de periodista profesional de la que disponga. Por que a nadie se le escapa que una buena nota de prensa es aquella que tiene todos los ingredientes necesarios para que el periodista pueda publicarla. También es necesario diferenciar si la nota de prensa está dirigida a prensa escrita, radio o televisión, y en los últimos tiempos a Internet.

Los periodistas de los gabinetes institucionales deben estar al día de los modos de redactar que se viven en cada medio, y eso exige una preparación y esfuerzo realmente envidiable.

Lástima que en nuestras administraciones públicas (como bien me corrige Paco Barranco, la Administración Central, Autonómica y Local) prime más el desacierto prepotente de los políticos, que el sencillo y eficaz método de transmitir la información precisa y obligada que la sociedad reclama.

0 comentarios: