25 sept. 2006

Gabinete de prensa institucional: coto privado de los políticos

Preguntarse por la utilidad de los gabinetes de prensa de la Administración Pública se responde con el sencillo argumento de anulación completa de actividad.

El motivo es la actitud que toman los “elegidos” para dirigir estos gabinetes de comunicación institucional. Su toma de contacto inicial con el entorno administrativo se finiquita al comprobar que su voz es mandato y `por lo tanto la posibilidad de ejecutar “la particular actividad política que creen necesaria para su ministro o secretario de Estado.

Olvidan estos DirComs que ese puesto es administrativo, de gestor de la “cosa” pública que representa el ministerio. Ignoran, y muchas veces conscientes de ello, de la necesidad de ser un jefe de prensa que sepa mantener el equilibrio entre lo que es público y notorio de la actividad ministerial de lo que es el ámbito político de su ministro.

Los DirComs de la Administración pública convierten los gabinetes de prensa en sus cotos privados, donde tienen una “bula” especial para hacer lo que les venga en gana. Se olvidan de los profesionales que trabajan a diario en esos gabinetes, no toman como referencia la experiencia que acumulan estos profesionales para poder llevar con garantías la actividad político-administrativa que requiere la comunicación de un ministerio.

Y así nos va en España la comunicación institucional pública: nadie quiere arreglarla por que es una utilidad demasiado valiosa como para establecer una regulación que impida la posibilidad de manipulación particular... y, claro, mucho menos darle entidad a los profesionales que trabajan en los gabinetes de prensa año tras año sin importar el color político que haya salido elegido en las urnas.

0 comentarios: