27 sept. 2006

¿Existe comunicación interna en las administraciones públicas?

Ayer, en la mesa redonda celebrada en la sede de la APMadrid sobre "Periodismo y comunicación interna" estuve haciendo una comparativa (mental) de las semejanzas que puede haber entre la comunicación interna de las empresas privadas y la de las administraciones públicas.

Mi larga experiencia en un gabinete de prensa de la Administración del Estado me ha permitido establecer esta comparación y sacar algunas conclusiones. La primera, responde a la pregunta ¿existe comunicación interna en las administraciones públicas?. La respuesta, a mi modesto entender, es un no rotundo.

Bien es verdad que algunos ministerios editan revistas internas, y la mayoría dispone de una “intranet” en la que los empleados pueden consultar temas de gestión interna, administración social, ayudas, etc. Sin embargo, la “intranet” está gestionada desde y por las oficinas de recursos humanos, nunca por el gabinete de comunicación, lo que impide una transmisión informativa mucho más profesional.

¿Por qué no se puede dar esa comunicación interna?. El motivo es la temporalidad de los altos cargos de la Administración. Una temporalidad apoyada en el sistema democrático (elecciones cada cuatro años) o bien por remodelaciones de Gobierno.

Con esta temporalidad nadie es capaz de planificar una comunicación interna que llegue a los empleados del ministerio o administración pública correspondiente. Nadie se lanza a la creación de un portal del empleado, ni un buzón electrónico de sugerencias, quejas o solicitud de información, revistas internas con contenidos humanos, un programa de información en cascada descendente para que los empleados obtengan información antes de que aparezca en los medios, evitando así esa grotesca situación en la que un empleado público de un determinado departamento institucional tenga que oír frases como “¿pero tú sabes nada de esa ley?.

Y para rematar esta “absurda” situación comunicativa, no puedo dejar escapar una de las acciones internas que lleva a cabo Iberdrola: según su responsable de comunicación el Presidente de la entidad mantiene reuniones con aproximadamente dos mil empleados elegidos de forma aleatoria para informarles y oír sus demandas.

¿Se imaginan ustedes a un ministro, un presidente autonómico, o un alcalde de una gran ciudad participando en reuniones con los empleados públicos de su administración para hacerles partícipes de la actividad de esa administración pública?.

4 comentarios:

Øttinger dijo...

Desde mi experiencia tengo que decir que no existe o si existe se desconoce. En la mayoría de los casos en los que necesitaba informción sobre la Administración y coordinación en accions, les preguntaba a los departamtentos correspondiente (cosa que hacia desde dentro) se solicitaban formularios, reuniones, peticiones... para finalmente resolverlo como siempre en estos casos, tomando un café. La organización informal al poder!

Casimiro López dijo...

Estimado Ottinger, compruebo con esa frase "para finalmente resolverlo como siempre en estos casos, tomando un café"... verdaderamente tienes cierto conocimiento de las "ingratitudes" de la Administración:)
Por cierto aconsejo que quien lea este comentarioeche un vistazo a la página de Ottinger: genial
Enlace aquí

carmensanchezcarazo dijo...

Realmente nunca ha sido fácil la omunicación dentro del trabajo, pero es indispensable. Me alegro conocerte

Øttinger dijo...

Gracias por la recomendación.

Si que he conocido las ingratitudes, pero también las gratitudes y el trabajo bien hecho, lo que sucede es que siempre nos detenemos en lo negativo.