13 jul. 2006

¿Saben los periodistas de la Administración la opinión que tienen de ellos la sociedad?

Trs comprobar las reacciones que ha tenido un pequeño artículo de opinión en el blog que publico en "Periodista Digital" sobre un comentario realizado por el afamado Carlos Herrera, me surge la pregunta de si los periodistas que trabajamos para la Administración sabemos qué opinión tiene la sociedad de nuestro trabajo.

Los comentarios que se han ido dejando muestran un total desconocimiento de nuestra independencia, de nuestro "aguante" legislatura tras legislatura soportando la llegada de "funcionarios" eventuales con el nombramiento de Asesor-Ejecutivo con rango de Subdirector General y nivel 30, así como otros "funcionarios" que siendo del Cuerpo de Gestión acceden al Gabinete de prensa para consolidar algunas prerrogativas pecuniarias que en otros sitios no podrían.

Y nos meten en ese saco. No les duele llamarnos "juntaletras", "estómagos agradecidos", "funcionarios al servicio del poder", "lameculos"... y otras lindezas que deben herir la sensibilidad del periodista de la Administración (al menos ése es mi caso).

He comprobado también que hay poca reacción por parte del colectivo del periodismo institucional. Aceptan casi con resignación que les pongan calificativos despectivos... algunos, quizás, consideran que es vanal entrar en batallas que dan por perdidas de antemano y optan por cumplir el horario y mañana será otro día. Yo pregunto: ¿La dignidad personal, dónde la ponemos?.

Me gustaría que este artículo genere una respuesta por parte de los que trabajan como periodistas para la Administración: ¿estás de acuerdo con la opinión que se tiene de tu trabajo? , ¿aceptas que se te valore profesionalmente de ese modo?

1 comentarios:

Arantxa dijo...

Hola Casimiro,

Yo no trabajo en la adminstración, pero sí soy periodista y en cierta etapa de mi vida he tenido que trabajar con los periodistas de la administración... y te puedo confesar que, hasta hace bien poco (y gracias también a tu blog) yo pensé que todos los periodistas que trabajaban en la Administración eran temporales, que eran nombrados por los políticos de turno. Básicamente, que eran todos cargos de confianza.

Así que, si al hecho de que, en general. los periodistas no tenemos buena fama (lo de juntaletras creo que nos lo achacan a todos), le sumamos que se tiene generalizada la opinión de que los que trabajan con políticos es porque se han vendido a ellos...

Cosa que, evidentemente, no justifica ningún tipo de insulto