12 jun. 2006

Por un plaza de administrativo para ser periodista

Este fin de semana miles de personas en toda España se han presentado a unas oposiciones para un puesto en la Administración del Estado. Una convocatoria que ha tenido la vertiente de acceso libre y la de promoción interna para funcionarios y laborales fijos.

El resultado de estos exámenes no será noticia y menos los aprobados en esta convocatoria cuando se tengan que incorporar a su puesto de trabajo, que, según se informa, será antes de que finalize el año.

Lo que interesa de esta noticia es el acceso de muchos titulados de periodismo que van a conseguir a una plaza de funcionario. No es un pensamiento abstracto, es una realidad constatable. Hace pocas semanas el propio Ministerio de Administraciones Públicas confirmó que si introduce en su buscador "titulados en periodismo" salen numerosos trabajadores funcionarios y laborales que han accedido a la Función Pública a través de esa titulación.

Y ésta realidad es la que se va a producir con la convocatoria de las plazas del fin de semana pasado. Muchos conseguirán acceder al puesto de administrativo, incluso al cuerpo de gestión y una vez que hayan tomado posesión de su puesto, comprueben por dónde se mueve la Administración y encuentren el camino que les permita llegar al Gabinete de prensa..., se confirmará la denuncia que se viene realizando desde hace años: el "totum revolutum" que la Administración permite en el mundo de la comunicación institucional.

Volveremos a encontrarnos funcionarios administrativos realizando tareas de periodistas, titulados del cuerpo de gestión que aterrizan en los gabinetes de prensa para aumentar sus complementos funcionariales y hasta incluso algún auxiliar que, tras un largo periplo por unos y otros departamentos, acaba aterrizando en el gabinete de prensa.

No es una posibilidad, es una realidad que se va a dar. Si la Administración sigue manteniendo ese autismo frente a la profesionalización de la comunicación institucional, seguiremos contemplando la diversidad contractual que se da en los gabinetes de comunicación, publicaciones oficiales, organismos autónomos y delegaciones y subdelegaciones del Gobierno. ¿Habrá alguien que ponga fin en este desorden?.

0 comentarios: