26 jun. 2006

Los SMS, un valor añadido

La lógica obliga a la comunicación institucional a tener que estar pendiente de las novedades que se estén produciendo en la sociedad. El acceso a internet, y los famosos correos electrónicos, cambio notablemente la forma de trabajar de los gabinetes de las administraciones públicas. Se pasó de los cuellos de botella que significaban los faxes, a las amplias listas de correos electrónicos. Y este cambio se dio hace poco menos de diez años.

Pero en los últimos años ha llegado un valor añadido a esa faceta comunicadora de los gabinetes de prensa institucionales. Son los SMS, o mensajes a móviles, que se han convertido ya en una herramienta de gran utilidad.

Quizás -puede que me equivoque-, los SMS tuvieron su momento de gloria y de ejemplo vivo de su utilidad en las famosas vísperas de las elecciones del 2004, tras los atentados del 11-M. Tengo en mi agenda los intrépidos mensajes en vísperas electorales: "¿Aznar de rositas? Lo llaman jornada de reflexión y Urdaci Trabajando? Hoy 13-M, alas 18h. sede PP, c/genova, 13. Sin partidos. ¡Pásalo¡".

En el bando contrario tampoco se quedaron atrás y también lanzaron una convocatoria con este mensaje: "Concentración de apoyo y agradecimiento por ochos años de progreso y bienestar. Miercoles 17 en Genova a las 14 horas. ¡Anima a todo el que puedas¡".

Ya entrados en la legislatura, se hizo propaganda del mensaje: "No compres cava que sea catalan ¡¡¡boicot¡¡¡"... y según algunas estadísticas parece que tanto Codorniu como Freixenet vieron mermadas sus ventas.

Para poner la guinda de la utilidad de los mensajes a móviles, la Casa Real no se pudo sustraer a la inmediatez del SMS, de tal modo que el nacimiento de Leonor se comunicó a través de este medio a los periodistas...

Ahora los mensajes a móviles son una útil herramienta para los periodistas que trabajan en los gabientes de prensa institucionales. No sólo para convocar a los medios, sino para mantener informados puntualmente al DirCom y a los altos cargos de su institución. Mensajes con pequeños párrafos de un teletipo, de una información de radio, televisión o de prensa, y hasta recados para que llame a determinado periodista.

Como podemos comprobar la modernización de los gabinetes de comunicación institucional es un hecho real, no así el lastre de seguir ignorando a un colectivo de periodistas que trabajan cada día adaptándose a los tiempos, pero sin que su sueldo y reconocimiento se adapten a este nuevo siglo XXI.

0 comentarios: