9 jun. 2006

El teletrabajo en la Administración puede ser una realidad cercana

El ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, explicó, hace unos días, que su departamento ha desarrollado una experiencia piloto de "teletrabajo" como instrumento para conciliar la vida laboral y familiar de sus funcionarios sobre la que ya se han interesado otros ministerios.

Sevilla indicó que se trata de una experiencia en la que han trabajado durante un año una treintena de personas y que ha dado "un resultado muy bueno". "El resultado ha sido muy positivo no sólo en términos de conciliación, sino también de productividad de los empleados públicos, y ya ha habido peticiones de otros ministerios que quieren poner en práctica fórmulas de teletrabajo", subrayó.

Anunció que, una vez evaluada esta experiencia por un grupo de profesores universitarios, propondrá a los sindicatos la elaboración de un decreto que permita incluir este método de trabajo en aquéllos puestos de la Administración General del Estado que lo permitan.

De los 227.000 empleados que tiene el Estado - excepto las fuerzas de seguridad-, solamente los que se deduican a servicios centrales y no están en contacto directo con el ciudadano podrán teletrabajar, si lo desean, desde su casa. En total, la medida podrúia llegar a unas 150.000 personas.

El ministro indicó que habrá que modificar la regulación de los horarios laborales o hacer una excepción, ya que es incompatible con el teletrabajo, puesto que los funcionarios no podrán "fichar" en su propia casa.

Sevilla ratificó que este es uno de los proyectos para modernizar y mejorar la función pública, una tarea para la que, junto a los sindicatos, dijo, los funcionarios deben ser los principales "aliados", por lo que ha encargado al CIS una encuesta entre los trabajadores de la Administración.

La pregunta es si los periodistas de la Administración pueden acogerse a esta modalidad de trabajo..., algunas funciones que tienen encomendadas los periodistas institucionales se podrían llevar perfectamente desde casa, y si, por añadido, el Gobierno decide externalizar los servicios de seguimientos de medios, junto a la elaboración de convocatorias de prensa... quizás convendría colocar a los profesionales de la comunicación como "freelancers", una especie de colaboradores que estaría en su casa y desde allí realizar las tareas que el Dircom de turno decidiera. (NOTA: parece algo absurdo, pero, es que se ve cada tontería en la Administración que ya no sé qué pensar, ni que escribir).

0 comentarios: