21 may. 2006

Cuando simplificar la Administración da como resultado confundir

Llevamos algún tiempo oyendo sobre el futuro de la Función Pública, con un MAP lanzado a la búsqueda de un modelo de Administración moderno y adecuado a la nueva sociedad de la información.

Pues bien, el sábado 19 de mayo, en El País impreso, quedará grabado en mí un artículo de opinión escrito por dos cabezas pensantes de la Federación de Servicios y Administraciones Públicas (FSP) de CCOO, Miguel Segarra (secretario general) y Manuel Fajes (secretario general de Cataluña). Ambos firman el artículo titulado "Hacia una simplificación del modelo de Administración", y según el resumen "los autores defienden orientar la Administración Pública hacia un modelo plural, solidario, subsidiario y con "ventanilla única".

Así, con esas palabras da la impresión de encontrar un texto diáfano y limpio que permita encontrar la línea que CCOO tiene establecida para alcanzar la simplificación de la Administración. Pero una vez que se lee el artículo comprende uno porqué la Administración nunca alcanza el calificativo de simplificada. Los propios autores del artículo (dos sindicalistas) se adhieren al modelo de texto burocrático con el que la Administración regala a los ciudadanos continuamente.

Algunas perlas pueden ser: "...la tendencia hacia una evolución de tipo federal del Estado y la consolidación del proceso de construcción europea, conduce necesariamente a la promoción y activación de aquellos principios informadores de la actuación de las Administraciones que mejor cohesionen la gestión entre los distintos niveles teritoriales y supraestatales". Un golpe bajo a la comprensión y sobre todo a la simplificación.

Sigue el artículo en esos términos, en una búsqueda incansable por hacer comprender a todos que una Administración cercana al ciudadano pasa por potenciar el desarrollo del estado autonómico (ésto conseguí entenderlo tras leer el artículo más de cinco veces). Item más, "Este nuevo sistema se enmarca en una nueva configuración organizativa de la responsabilidad pública, que se funcamentará en un modelo organizativo y de gestión de los servicios públicos aplicable a todas las organizaciones públicas...".

Su intento de aclarar el enrevesado artículo, tiene su final con "en definitiva, el modelo propuesto trata de clarificar la burocracia y el esquema de competencias entre administraciones, lo que supondría de hecho un supresión progresiva de la administración periférica del Estado".

Lo dicho, han querido simplificar tanto la Administración que al final la han complicado de tal manera que un neófito en estas lides alcanzaría tal grado de incompresión que se preguntaría "¿pero de verdad quieren mejorar la Función Pública y hacerla llegar al ciudadano?"... Y ésto lo han escrito aquellos que tienen la función de hacer más descifrable la Administración del Estado. Se han lucido éstos de CCOO.

0 comentarios: