28 abr. 2006

Fernández Peña, ex DirCom de Bono, ya tiene trabajo

Logo de la televisión autonómica de castilla la ManchaEn el artículo que publiqué en "Cuadernos de Periodistas" sobre la situación de los periodistas de la administración y el abandono al que nos tienen sometidos... comentaba que los DirComs que pasaban por los gabinetes siempre acababan dando unas gracias por la ayuda que se le había dado y lo mucho que había aprendido en esos meses. Y así era. Ellos se iban con experiencia, categoría y dinero... nosotros nos quedábamos como estábamos.

Pues bien, la realidad siempre es el mejor ejemplo. Ahí tienen el caso de José Luis Fernández Peña, ex director de comunicación del Ministerio de Defensa en la etapa de Bono, y que ahora ha conseguido colocarse, digamos, que muy favorablemente: nada menos que director de comunicación de Castilla-La Mancha Televisión, ente público autonómico que preside Jordi García Candau (¿les suena?).

Bono parece que no deja de lado a sus amigos y pronto les consigue una colocación. El trabajo que tendrá que realizar ahora Fernández Peña será el mismo que en Defensa: coordinar el gabinete de comunicación de la televisión castellano manchega y las relaciones con los medios informativos (¿hay alguna diferencia?).

Puede sonar algo crítico este inicio del artículo, pero no es así. La idea que quiero transmitir es que en los gabinetes de prensa institucionales hay una serie de profesionales que llevan muchos años trabajando y sacando adelante la comunicación institucional que se les ha asignado. EL pago que por ello reciben es un salario fijo. Algunos podrán decir: daros por satisfechos... pero cuando se llevan más de 10 años en un puesto y las posibilidades de promoción y de ascenso salarial son nulas, la moral queda tan dañada que prácticamente deja al periodista de la administración como un atómata sin ambición alguna.

Periodistas que verán pasar a otro DirCom con la indiferencia de quien sabe ya cuál será su trayectoria y funciones. Y de ese modo en los gabinetes de prensa de la Administración Central se produce lo que yo llamo "creación de dos islas": una sería el DirCom y los "beneficiados" y la otra el resto de los trabajadores. En medio, unas turbias aguas que nadie se atreve a cruzar, sólo con la transmisión de mensajes se consigue cierta comunicación para que el engranaje del gabinete de prensa se mantenga activo.

Y así van pasando los días, los meses y los años. Ahora Defensa tiene un nuevo DirCom, que habrá dado sus órdenes, habrá preguntado cómo funciona el gabinete de comunicación, cuántas personas los integran, qué funciones realizan, y poco más. Hasta ahí llega el acercamiento a los hombres y mujeres que trabajan en la redacción. No habrá más. Las aguas volverán a su cauce y de nuevo habrá dos islas en ese gabinete de comunicación. Por el DirCom no se preocupen, que si hay una remodelación, cambia el Gobierno, tengan a buen seguro que trabajo y oportunidades no le van a faltar.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

El nuevo Dircom de Defensa ni si quiera se pasará a saludar a los periodistas que tenga "a sus órdenes", seguro, es el que estaba antes en Interior y tú ya has escrito sobre sus buenas relaciones con el personal.