13 mar. 2006

Un nuevo sistema va a evaluar a los empleados públicos

El Periódico de Catalunya publica una noticia de mi amigo Paco Palacios en la que se comenta las novedades que va a introducir el nuevo Estatuto del Empleado Público y que, parece ser, está previsto que llegue al parlamento en el mes de mayo.

Copio literalmente la noticia, y que cada uno saque sus conclusiones, yo, por mi parte, aún no termino de encontrar en qué medida puede afectar o beneficiar al colectivo que trabajamos para los gabinetes de prensa. Por ahora, me inclino más a que nos va a perjudicar pues nuestra labor se desarrolla en una unidad administrativa demasiado politizada...

"El Gobierno enviará el Estatuto del Empleado Público al Parlamento a principios de mayo
Hasta ahora, el sueldo y el puesto de trabajo de un funcionario eran materias prácticamente intocables. No lo serán tanto cuando entre en vigor el Estatuto del Empleado Público y se establezca el nuevo sistema de evaluación anual de las capacidades de todo el personal, incluido el de las comunidades autónomas y los ayuntamientos. Quien mejor desempeñe su función ganará más, pero el que no cumpla con los objetivos fijados podrá perder complementos salariales o incluso el puesto habitual de trabajo.
Ésta es una de las grandes novedades del nuevo proyecto de estatuto de los funcionarios que entrará esta semana en la recta final tras acabar la revisión del borrador por parte de los sindicatos. Durante los próximos días, el secretario general de Administraciones Públicas, Francisco Javier Velázquez, intensificará los encuentros con las centrales, las comunidades autónomas y con los ayuntamientos con el fin de tener listo el texto definitivo a finales de este mes. La intención del ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, es llevar el proyecto de ley al Parlamento a principios de mayo.
Mérito y capacidad
El anteproyecto de ley está impregnado de una filosofía basada en "el mérito, la capacidad y la experiencia", cualidades que deberá tener todo el personal que trabaje en la función pública.Cuando el texto legal entre en vigor, todas las administraciones deberán ordenar la selección y control de sus funcionarios conforme a un nuevo sistema de pruebas. Como señala el anteproyecto, el aspirante a empleado público deberá superar "ejercicios que demuestren la posesión de habilidades y destrezas, dominio de lenguas extranjeras y, en su caso, superación de pruebas físicas". Además deberá realizar "cursos selectivos" y pasar un "periodo de prácticas". Los procedimientos de selección del personal obligarán al aspirante a aportar un currículo y a realizar una entrevista personal como en la empresa privada.
Profesionalización
"Se trata de profesionalizar la administración, llevarla al siglo XXI porque no podemos seguir con criterios de 1950", explica Velázquez. La intención del Gobierno es que cada puesto de trabajo se cubra con un perfil específico de empleado.Además, Velázquez avanzó que "se diseñará un sistema de evaluación de desempeño de la labor por el que ganará más quien mejor trabaje y perderá salario el que no cumpla con los objetivos".
El secretario general dijo que una evaluación negativa de un funcionario "frenará su carrera en la Administración y podría perder su puesto --no su plaza, que la tiene por oposición-- siendo trasladado", incluso a otra localidad.
La Administración y los sindicatos negociarán este sistema de evaluación que será público y objetivo. Según CCOO, "todo se realizará a través de actuaciones de inspección, lo que requerirá la creación de un nuevo cuerpo de inspectores".

0 comentarios: