5 mar. 2006

Intranquilidad absurda para la asamblea del 7 de marzo

Tengo que reconocer que llevo unos días con una intranquilidad absurda ante la respuesta que pueda darse en la Asamblea de la ANPAP para el martes 7 de marzo. Respuesta que se fija en el número de periodistas de las administraciones públicas que asistirán. Por lo pronto, ya me ha contestado mi amigo Juan Carlos Purcalla, de la delegación del Gobierno en Cataluña, que asistirá con el fin de " hacer llegar a la Asamblea la situación de un Gabinete de Prensa tan singular como es el de la Delegación del Gobierno en Catalunya", y por supuesto informarse de esta nueva andadura de los periodistas de las administraciones públicas.

Soy una persona que se ilusiona mucho cuando tiene delante nuevos proyectos, pero es que en este caso se une a esta ilusión natural, la creencia de que la Comunicación Institucional pública y los periodistas que la trabajan tiene todas las probabilidades de ser reconocidos por todos. Tengo confianza en ello, y sé que muchos también, pero bien es verdad que existe un nutrido grupo que ya esta harto de tantas promesas, sueños, quimeras, ilusiones, etc., que han terminado diluyéndose en el camino y se sigue trabajando por la inercia de cobrar a fin de mes.

Pero esta vez os quiero animar a todos. Yo, lo reconozco, soy de ese grupo harto de promesas, pero, también es verdad que estoy hasta las narices de quejarme constantemente, de criticar en la barra de un bar lo que ha sucedido con Menganito, los aires de grandeza que se trae Fulanito, de la tontería que ha hecho Zetanito... Y ya no aguantó más.

He puesto este blog para taponar ese estado anímico crítico y vociferante, donde las palabras escritas-publicadas puedan expresar mejor el sentir de un colectivo de profesionales que se han visto privados de algo tan importante para su trabajo como es el de "contar" lo que sucede, de "escribir" con elegancia, con ironía, con suavidad, con rabia lo que a uno le carcome por dentro.

Y creo que se va a conseguir. Para empezar el blog está abierto a esa opción de ánimo crítico que todos tenemos, y segundo, y más importante, la posibilidad de hacernos un hueco serio y profesional en el mundo de la Comunicación Institucional Pública. Podemos llegar a ser el interlocutor que todo Gobierno tenga que llamar cuando inicia una legislatura.

Sueño o utopía, no lo sé, pero si tengo claro que debemos darnos una oportunidad. El martes, 7 de marzo lo veremos: según la respuesta (presencial) de los periodistas de las Administraciones Públicas nos dirá si debemos seguir, o tirar la toalla y cada uno por su lado.

0 comentarios: