15 ene. 2006

Malestar por las acreditaciones de prensa en el bautizo de la Infanta Leonor

Los Príncipes y su hija, con (de izda. a dcha.) el presidente del Congreso de los Diputados, la presidenta del Tribunal Constitucional, el presidente del Gobierno, el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, y el presidente del SenadoUno de los problemas con el que suele toparse los gabinetes de comunicación institucional es cuando se organiza un acto donde figure algún miembro de la Casa Real. Si el acto es organizado por la Casa Real no hay problema, pero cuando tienen que intervenir los ministerios, entonces es Portavoz del Gobierno el encargado de facilitar las acreditaciones.

Según se informa las acreditaciones de prensa para el bautizo de Leonor las concedió Portavoz del Gobierno, y de medios gráficos sólo estuvieron la agencia EFE y TVE con la consigna de distribuir las imágenes gratuitamente a todos los medios de comunicación que los solicitaran. Y es aquí donde según parece ha habido quejas de todos los tipos: Portavoz del Gobierno no acreditó a todos lo que lo solicitaron, tan sólo a los “habituales” de la Casa Real, es decir, los medios oficiales.

El argumento fue que el acto en sí tenía un marcado carácter privado, y sin embargo la realidad es que se bautizó a una Infanta y para ello estuvieron presentes el Presidente del Gobierno, Congreso, Senado, Tribunal Constitucional, Tribunal Supremo, Presidenta de la Comunidad de Madrid, Alcalde de Madrid y el ministro de Justicia, quien tuvo el cometido, como Notario Mayor del Reino, a inscribir a la Infanta Leonor en el Registro Especial de la Familia Real.

No vamos a entrar en el tema de protocolo (hay un blog muy bueno sobre este tema), sino en la circunstancia institucional: si se da presencia de las más altas autoridades del país, si además es Portavoz del Gobierno el encargado de facilitar las acreditaciones, el acto en sí se convierte en institucional, por mucho que se le quiera dar un sentido privado.

Fue un acto oficial y como tal debían estar acreditados todos los medios de información que lo solicitaran, en especial los gráficos que no han podido disponer de un amplio material sino el que se les ha facilitado a traves de EFE y TVE.

2 comentarios:

mariluz dijo...

Según el R.D. 2099/83 el bautizo de una Infanta no es un acto oficial, como tampoco lo fue la boda del Príncipe de Asturias o las de las Infantas.
Todos estos son actos privados que se rigen por unas normas propias de la casa real reinante y aplican un protocolo palatino, no un protocolo oficial.
Pero a estos actos privados de las casas reales, al igual que en otros países, pueden acudir como invitados autoridades.
Dichas autoridades representan instituciones del Estado, pero su asistencia no es la que determina la tipología del acto(oficial o privado), sino simplemente su carácter.
Por ello el bautizo fue un acto privado con carácter institucional.

Moncloa no debería haber facilitado las acreditaciones.

Casimiro López dijo...

Estimada Mariluz, en ningún momento he querido entrar en el ámbito del protocolo, ya que como digo en el artículo ya está tu blog que es sumamente interesante. Mi referencia se basa en porqué ha tenido que intervenir Moncloa que ha sido quien ha facilitado las acreditaciones y según me han comentado el acto se organizó desde Portavoz