19 ene. 2006

La trastienda de la comunicación institucional

Hablaba el otro día con mi amigo Fernando sobre el “desprecio” que existe en el ámbito periodístico a los que trabajan en los gabinetes de comunicación de la Administración Pública. Una actitud que en algunos momentos raya la hipocresía cuando el periodista necesita determinada información y comienza a “sobar” el lomo del DirCom de la Administración, y hasta incluso a un redactor. Muchos profesionales aún creen que cuando pasas al otro lado de la información ya no eres periodista.

Y están equivocados. El trabajo profesional de comunicación institucional se da diariamente, y en la mayoría de las veces no se reconoce ese esfuerzo realizado.

En este sentido hay que destacar el trabajo que puede llevar a un profesional de la comunicación institucional de un ministerio cualquiera a intentar convencer al periodista de que está mal informado y es necesario clarificar la situación. Muchas veces esta tarea se consigue y, por lo tanto, la noticia no aparece en ningún medio de comunicación. Esa es la trastienda de la comunicación institucional: frenar, convencer y explicar al periodista el error en el que está inmerso. Y no se engañen, no es una cuestión de ser un manipulador agresivo, es sencillamente la seguridad de un profesional que sabe del tema y sólo quiere suprimir el velo que cubre la mente del periodista en una determinada información.

Pero lo mismo que este tipo de acciones no se ven reconocidas por ningún lado, ni tan siquiera por sus inmediatos superiores, también está el otro lado oscuro de este trabajo profesional en la Administración Pública: cuando una noticia ha salido publicada y no gusta a los altos cargos. Las miradas van al Gabinete de Prensa y buscan una explicación sobre ese “gol” que les han colado... Y es que hay que decirles que existe en España la libertad de prensa, y hay que trabajar con ella y para ella. Lo importante es que luego el gabinete de comunicación sepa hacer frente a esa información y darle los matices que aclaren el dibujo final de la noticia

2 comentarios:

Austral dijo...

Periodismo y comunicación institucional (relaciones públicas, comunicación estratégica) son dos mundos afines pero distintos. Me parece que de ahí deben nacer las diferencias, no de prejuicios.
Un saludo.
Notas al margen
Voz del Sur

Periodismo Digital dijo...

Què bien resumido la dicotomía de dos mundos tan distintos en su objetivo vs. una misma profesión pero que en realidad desde el lando institucional es subestimada, tal vez porque antes los institucionales no tenían un medio a la mano para demostrar que pueden ser mucho más especializados y certeros que un medio grande. Ahora lo pueden hacer con nuevos medios y lo dice un periodista que trabaja en un medio grande pero que también tiene un blog y que también ha estado al otro lado de las noticia en las RRPP en la propia Presidencia de la República de mi país.

Christian Espinosa B.