25 nov. 2005

¿Periodista?. ¡Anda como Belén Esteban!

Hasta ahora hemos estado hablando en estas páginas de la comunicación institucional y de su regulación por parte de la administración, pero no hemos entrado en el plano de la situación laboral de los profesionales de la información que trabajan en los gabinetes de prensa.

Hoy vamos hacerlo tomando como referente el famoso “Estatuto del Periodista Profesional”, y que ha tenido una respuesta airada por parte de los principales medios de comunicación escritos (El País, El Mundo, ABC, La Vanguardia, La Razón).

Sin necesidad de entrar en muchos detalles técnicos del Estatuto, lo que sí llama poderosamente la atención para quienes trabajamos en los gabinetes de comunicación es que parece como si fuésemos una especie en vías de extinción, o, si me apuran, una especie ya desaparecida y que sólo los “arqueólogos” estudiosos pueden recuperar algo de ella.

La definición de periodista, su acreditación, y titulación están claras: El famoso carné expedido por el Consejo Estatal de la información... "no sustituirá nunca la titulación cuando la formativa laboral o los convenios colectivos así la exijan para el desempeño de determinados puestos” (dixit Estatuto).

El punto en el que surgen los interrogantes es en el de las incompatibilidades, donde se indica que no podrán ejercer de periodistas “el ejercicio de la actividad publicitaria, marketing y relaciones públicas; la condición de policía, militar, juez o fiscal; y los ministros y cargos públicos de libre designación ministerial o por los órganos de Comunidades Autónomas o Corporaciones locales”.

Y pregunto: ¿entonces el director de un gabinete de prensa de la Administración Pública no puede ser periodista (es un cargo de libre designación ministerial)?; y si se ejerce actividad publicitaria, marketing y relaciones públicas en un gabinete de comunicación institucional, ¿tampoco puede ser un periodista?.

Como se puede comprobar, parece que nadie de los redactores de este estatuto Profesional del Periodista sabe cómo y de qué manera se funciona en un gabinete de prensa institucional. Es decir, y si me permiten la licencia “graciosilla”: los trabajadores de los gabinetes de prensa de la Administración Pública pueden un día encontrarse a Belén Esteban como Dircom (oye, que peores cosas se han visto).

0 comentarios: